A Sala Llena

La Maraña

alt

La Maraña

Dirección: César Eloy. Dramturgia: César Eloy y Martí Delavalle. Diseño de iluminación: Jésica Montes de Oca. Diseño de escenografía: Sabrina Lopez. Producción: César Eloy y Comunasanta. Vestuario: Carolina Ferraiuolo. Elenco: Martí Delavalle, Anette Zacatian, Verónica Santangelo.

El Tinglado abre sus puertas para presentar La Maraña, un espectáculo de César Eloy y Martí Delavalle. Es la historia de dos primas, Norma y  Diana, que viven bajo el mismo techo. Ambas están sumidas en la rutina, viendo sus vidas pasar hasta que Norma, un día cualquiera, decide retomar su carrera artística pese a los resabios que padece de una poliomelitis sufrida en la infancia. A raíz de este deseo aparece Fanny, quien se presenta como potencial representante artística de Norma pero que tiene entre manos mucho más que eso.

La Maraña desde el comienzo es, al menos, impactante y original. Se puede comprobar con solo prestar atención a la escenografía, las pelucas y el maquillaje. Logra captar de manera atrapante al espectador, ese interés logra sostenerse e incrementarse conforme avanza la obra. La grandeza en los pequeños detalles hace a la excelencia del conjunto y esto sucede en este espectáculo.

Las actuaciones son impecables, las tres actrices logran una profundidad dramática excepcional y demuestran un conocimiento del personaje intenso y pertinente. Martí Delavalle (Norma) se desataca por dónde se la mire, aunque eso no permite, de ningún modo, que Verónica Santagelo (Fanny) y Anette Zacatián (Diana) se vean opacadas. Las tres logran una conexión real que fluye del amor al odio casi de manera constante, ciclotímica e interesante. Sin dirección y sin texto ¿qué sería de todo este talento? El trabajo de dirección de César Eloy es clave, él logra llevar a estas actrices a su esplendor.

No hay detalle librado al azar en La Maraña, el maquillaje invoca y denota el desequilibrio o la enfermiza perfección según corresponda. Lo mismo sucede con el vestuario, aquí no se escatima con los cambios de Fanny, estos son  necesarios para contar su historia, así como la monotonía en Norma y Diana también son precisos a los personajes. Sobre la misma línea podemos hablar de la escenografía. Esta resulta ser un desastre perfecto, un armonioso caos y finalmente una obra de arte. Todos estos elementos construyen un ambiente, transmiten un olor y nos sumergen en esta enredada y perversa historia familiar.

La Maraña, de César Eloy y Martí Delavalle es un intenso viaje a las profundidades de los tejes y manejes de la mente en búsqueda de amor y a las profundidades de las miserias familiares, esas que están en todos lados pero a veces son un poco más pintorescas y merecen ser contadas. Una obra completa que desborda talento, pasión por el detalle y grandes resultados. Una vez más una hermosa propuesta, en el gran escenario de El Tinglado que merece difusión, mucho público y enormes aplausos.

Teatro: El Tinglado – Mario Bravo 948

Funciones: Fin de Temporada

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS