A Sala Llena

La Mujer Justa

La Mujer Justa

Dirección: Hugo Urquijo. Autoría: Sándor Márai. Adaptación: Graciela Dufau, Hugo Urquijo. Iluminación: Matías Sendón. Vestuario: Eugenio Zanetti. Escenografía: Eugenio Zanetti. Elenco: Arturo Bonín, Pochi Ducasse, Graciela Dufau, Victoria Onetto, Hugo Urquijo. Prensa: Silvina Pizarro.

Un hombre y dos mujeres tejen una historia de amor en la cual se verán enredados durante largos años, una historia que los cambiará para siempre y que los obligará a reflexionar sobre el amor, el paso del tiempo, la lealtad y la posibilidad de existencia de una persona justa, única e insustituible.

La fluctuación de los sentimientos y sus contradicciones, los vaivenes emocionales de seres que están atravesados por pasiones que no encuentran su cauce y finalmente los desbordan.

A partir de esas tres voces diferentes, se desentraña poco a poco una historia de pasión y traición en la que el recuerdo juega un papel preponderante, dado que el paso del tiempo imprime una distancia sobre los hechos que posibilitan la estructuración de un relato. Una de las características propias de todo relato es que sustituye la cosa narrada, por ende para el espectador los hechos permanecen ocultos, solo puede reconstruirlos a partir de versiones que entregan los personajes acerca de su pasado. Esa narración siempre se realiza a partir de un punto de vista, una sensibilidad que recorta, selecciona y ordena. El recuerdo es un espejo deformante que aniquila al objeto reflejado, lo transforma, anulando algunos detalles y subrayando otros. Ha pasado mucho tiempo entre lo vivido y lo narrado… consciente o inconscientemente los personajes eligen cómo y qué mostrar.

Las actuaciones de Arturo Bonín y Graciela Dufau son maravillosas, con un dominio absoluto de la escena y a su vez una sensibilidad a flor de piel. Victoria Onetto dibuja un personaje muy interesante que oculta lo que al final saldrá brutalmente a la luz en una escena conmovedora, donde Judith confiesa que “cuando uno siente que es la última vez que va a ver a una persona, uno siente que se va a volver completamente loco”.

Una puesta en escena sólida, que propone lo sugerido por sobre lo explícito, abriendo el abanico de lo posible a la hora de encontrarse con el espectador. Los actores están en escena cuando el público ingresa a la sala, sentados en sillas, en penumbras. En este gesto se revela el artificio antes de que la historia empiece a transcurrir con sus artimañas narrativas. La obra posee una estructura circular, donde se alternan relatos a público y escenas breves que funcionan a modo de flashback en la totalidad. La escenografía configura un espacio sumamente interesante, con procedimientos que dinamizan la escena y un diseño minimalista que coloca elementos claves para el desarrollo de la acción: un detalle a mencionar es el marco de un cuadro de gran tamaño que se encuentra en el centro de la escena. Allí los personajes se instalan para presentarse, como si trazaran con su narración un retrato de quiénes son y qué papel juegan en esa historia. La obra ha recibido tres nominaciones a los Premios ACE 2012: como mejor obra, mejor actriz por Graciela Dufau y mejor dirección a Hugo Urquijo.

La Mujer Justa es un entramado de múltiples miradas que ponen en escena temas inabordables como el amor, el paso del tiempo, la traición, el recuerdo y el olvido (o la imposibilidad de olvidar).

Es una obra que se pregunta acerca de si vale la pena entregarse a una pasión y asumir riesgos, o si conviene mantenerse a resguardo. Si bien en cuestiones del amor, como aclara el personaje de María, no hay nada que se le pueda decir a nadie, la respuesta a esa incógnita puede intuirse al final de la obra: quien amó intensamente, en un acto heroico de entrega absoluta, puede recordar con felicidad y colmar el vacío.

Teatro: Centro Cultural de la Cooperación – Corrientes 1543

Funciones: Viernes y Sábados a las 22:30 Hs

Entradas: $100

©Antonella Sturla, 2013

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →