A Sala Llena

Luna Gitana

alt

Luna Gitana

Dirección: Zaida Mazzitelli. Dramaturgia: Ricardo Halac. Escenografía y diseño de luces: Claudio del Bianco. Realización escenográfica y sonido: Gastón García Miramón. Asistente de dirección: Laura Ledesma. Diseño gráfico: Jordi Piulachs y Laura Gómez. Elenco: Carolina Fassa y Rubén Ramirez.

Bajo el influjo de la luna gitana todo es posible. Todo puede suceder, incluso el encuentro de dos seres en apariencia tan distintos. Un intelectual y una trabajadora del sexo son los protagonistas de esta pieza. Ernesto es un filósofo devenido profesor a domicilio, y Perla, una mujer joven y bella que, aunque está acostumbrada a desnudar su cuerpo para los clientes, tal vez por primera vez, podría transitar por la experiencia de desnudar su alma.

Luna Gitana, con dramaturgia de Ricardo Halac, tiene como telón de fondo un clima enrarecido por el conflicto social y la protesta. Perla y Ernesto, como muchos otros argentinos allá por el 2001, han tocado fondo, víctimas de una crisis que arrasó con todo. Y mientras en la calle retumban los bombos y la muchedumbre reclama con virulencia, frente a la Plaza de Mayo, en un pequeño altillo, un inusitado encuentro se produce entre dos seres condenados a permanecer inmersos en la densidad de una infinita noche oscura. Pero la luz de una inusual luna gitana podría iluminar sus vidas y  cambiarlas para siempre. Ambos buscan desesperadamente algo; podría ser amor, podría ser conocimiento, o simplemente… una esperanza que los mantenga en pie para poder seguir adelante.

Una vez más, la directora Zaida Mazzitelli logra construir una pieza teatral atrapante, cuyos personajes deben transitar por momentos de gran intensidad dramática, distendida con oportunas  y muy bien dosificadas intervenciones humorísticas.

Rubén Ramirez y Carolina Fassa son quienes les dan carnadura a estos personajes que a primera vista se presentan tan opuestos como blanco y negro, pero que en el transcurrir de la acción dramática logran desplegar toda una escala de colores y matices sorprendentes, revelando un desempeño actoral que se agradece.

Tanto el diseño escenográfico y la iluminación (de Claudio del Bianco), como el sonido (de Gastón García Miramón), construyen un espacio y un clima perfectos, otorgándole una sólida apoyatura al desarrollo de la trama.

Más de diez años trascurrieron desde aquel doloroso 2001. Hoy, a través de esta movilizadora pieza es posible recordar/revivir aquel pasado no tan lejano por el que transitamos los argentinos.  Así es como, una vez más, el teatro se constituye en un espacio social privilegiado que nos invita a la reflexión, y que como la luz de una inusual luna gitana, ilumina nuestra mirada acerca del mundo y de la vida, convocándonos en este caso a recordar nuestro pasado, porque al hacerlo podríamos liberarnos de la fatal condena de volver a repetirlo.

Teatro: Pan y Arte – Boedo 876 – C.A.B.A.

Funciones: Sábados 20 hs.

Entradas: $ 60.-

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Aftersun

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS