A Sala Llena

Oblivion: El Tiempo del Olvido, según Luciano Mariconda

El olvido del entretenimiento.

En su crítica sobre Cloud Atlas, el crítico Michael Phillips -del Chicago Tribune- escribió: “La película realmente no funciona pero es fascinante ver las formas en las que no lo hace”. Es cierto que hay algo de saña en lo que dice el periodista pero si su inclusión sirve de algo es para trazar un paralelismo entre el film de los Wachowski y Tom Tykwer y la nueva aventura de Tom Cruise. Ambos films comparten una misma cara: se trata de dos obras enormes y exageradas como fácilmente rechazables. Sin embargo, también hay una clara diferencia ya que la desmesura de Cloud Atlas se relacionaba con la pasión de contar no una ni dos, sino seis historias a lo largo de diferentes épocas. En definitiva, una película tan ambiciosa que resultaba apasionante y divertida.

Lo peor del nuevo film con Tom Cruise -aunque luego de estos años casi pasan a ser de Tom Cruise- es que nunca se toma el exceso como vehículo para ser algo entretenido y con el espíritu “más grande que la vida”. Por el contrario, la falla proviene de esa pretención por contar muchas cosas al mismo tiempo añadiendo una solemnidad y seriedad que hace decrecer el interés notoriamente.

La historia se centra en un planeta Tierra devastado luego de una guerra entre los humanos y unos alienígenas. Sólo quedan dos personas en el planeta, el resto vive en Titán, una de las lunas de Saturno. Estas dos personas tienen un trabajo en particular: deben mantener en orden unas máquinas que recolectan recursos vitales para la supervivencia en Titán. Sin embargo, un día, el personaje de Cruise encuentra a una mujer que le hará cambiar su imagen del pasado pero también del presente. Una mujer que se parece demasiado a la que se halla en muchos de sus sueños…

Cruise (un extraordinario héroe de acción y actor, más allá de la calidad de algunas películas) ya había incursionado en obras de ciencia ficción -las brillantes Minority Report: Sentencia Previa yGuerra de los Mundos, ambas de Steven Spielberg- pero en éstas había una mano segura, determinante, que sabía la dirección dónde debía ir. Spielberg, más allá de las críticas que se le pueden hacer, conoce el destino donde quiere llegar. El director de la lumínica y  mediocre Tron: El Legado parece desconocer el camino que debe tomar para hacer una película entretenida. Entonces agrega. Agrega personajes, subtramas, escenas de acción -muchas de ellas no aportan nada a la historia-, grupos revolucionarios, clones, etc. El realizador, Joseph Kosinski (también guionista junto a Karl Gajdusek y Michael Arndt), habrá pensado que la suma ayuda a captar la atención del público pero el resultado final es absolutamente confuso si se piensa que está dirigida a una audiencia masiva.

Es obvio que Cruise es lo mejor que tiene esta película. Pocos actores pueden hacerle creer al espectador que lo que está viendo forma parte de la realidad, a pesar del apocalípsis, las naves espaciales y cualquier otro aspecto sobrenatural. En este sentido, para este actor parece no haber diferencias entre los distintos roles que elige. La finalidad de todas estas interpretaciones se centra en transformar -o maquillar- lo ficticio en verdad.

El actor, en su visita a la Argentina, dijo que no se había hecho nada parecido a Oblivion. Falso. Hay dos evidencias. En primer lugar, las influencias directas del film: El vengador del futuroMoon,WALL-E2001: odisea del espacio e incluso Solaris. Todas estas referencias no pueden ni compararse con las obras completas que Oblivion pretende homenajear. En segundo lugar, la comparación indeseada a John Carter. Ambas son obras confusas, complicadas, narrativamente frustradas, y que, para peor, no logran crear personajes interesantes. Cuando una película que se esfuerza tanto para transmitir el sentimiento de su protagonista no logra crear un único momento de emoción, esa película está condenada al olvido.

Y posiblemente al fracaso comercial, ya que Oblivion -más allá de estar filmada en 4k y en muchas locaciones reales- no consigue ser incluso entretenida. El mejor momento de la película ocurre en una persecución entre una nave espacial y dos robots voladores. A eso se resume lo más destacable del film, a algo tan clásico pero efectivo como la pura acción. Eso que tan bien hizo, hace y seguramente seguirá haciendo Tom Cruise.

calificacion_2

Por Luciano Mariconda

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Matadero

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS