A Sala Llena

Posmolove

alt

Posmolove

Dirección y Dramaturgia: Antonella Sturla. Vestuario: Lilith Indumentaria. Escenografía: Magdalena De La Torre y Virginia Taboada. Música: Alejandro Ortiz Luna. Coreografía: Agostina Sturla. Elenco: Laura Rossi, Julia Carron Dana Del Vechio, Julia Marcovich, Natalia Avila, Andrés Claramonte.  Producción y Prensa: Natalia Avila y Julia Marcovich

 “Que disfruten y padezcan de la era posmoderna”, dice una voz en off segundos antes de que comience la función. Aunque los actores ya están sobre el escenario y el juego comenzó hace unos minutos, esas palabras no solamente preparan para lo que viene sino que, además, anticipan el tono que tendrá la representación, que ya va por su segunda temporada.

El amor en la posmodernidad se transforma y, a la vez, transforma a quienes lo sienten (o lo padecen). Lejos del modelo idílico propio de las novelas rosa, el que propone Sturla en su trabajo está en constante movimiento. Es apasionado, traidor, duro, cálido, insoportable, y un sinfín de adjetivos que cada personaje se encarga de explotar.

En medio de una escenografía confusa, un poco surrealista y un poco absurda, se desarrolla una obra fragmentada en la que cada escena es una manifestación diferente del amor o sus consecuencias. La iluminación se hace más fuerte o más tenue según el estado de ánimo del personaje de turno. El escenario puede ser un consultorio o transformarse en una pista de baile de un segundo a otro.  Allí se suceden y entremezclan catarsis colectiva, monólogos, terapia semanal, pensamientos, llamadas telefónicas y varias otras situaciones cotidianas que, con mucho ingenio y  humor, los actores van desenvolviendo a un público que no puede dejar de sorprenderse, pensar y reírse de lo que sucede al frente de sus ojos.

Con mucha naturalidad el elenco da vida a personajes muy diferentes entre sí, pero unidos por un tema en común. La joven triste y patética, el chico gay que salió del closet, la tímida, la extrovertida; todas las posibilidades están muy bien representadas por actores versátiles que, con trabajos muy acertados, manejan los tiempos y sus cuerpos –voces, expresiones, movimientos- de manera espontánea y creativa.

La música elegida le imprime ritmo a una puesta dinámica y divertida, que por momentos roza lo grotesco. Las canciones que los personajes cantan  y bailan suman ironía y humor a una representación que, por su temática, es tan seria y cotidiana. Aunque las canciones son un acierto, no lo es tanto el hecho de que los actores hagan play back, porque le quita naturalidad y fuerza a su trabajo.

Posmolove es una invitación a reflexionar y reírse de uno mismo de una manera bastante particular.

Teatro: La Mueca, Av. Córdoba 5300, esquina Godoy Cruz.

Funciones: sábados, a las 23:30.

Entrada: $60; estudiantes y jubilados: $40.

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →