A Sala Llena

Raices del Flamenco – De Sefarad al Cante Jondo

alt

Raices del Flamenco – De Sefarad al Cante Jondo

Dirección general: Marcela Suez. Puesta en escena: Rafael Fernández. Cante sefaradí: Cristina Pérsico. Baile flamenco: Marcela Suez y Diego Ferreira. Guitarra flamenca: Rodrigo González. Cante flamenco: Geromo Amador. Cante y percusión: Antonio Montoya. Cante: Manuel Santiago. Percusión Oriental:  Rik Hambra. Violín: Lisandro Pejkovich

Federico García Lorca, León Felipe y Juan Gelman, difícil estar a la altura de la “textura” de los textos de estos grandes de la literatura poética. Enorme desafío de montar en escena un flamenco que cante jondo, bien hondo, para exprimir y sudar las bellas oleadas que deben cubrir los cuerpos danzantes y cantantes, con algo mas que sudores.

Sin embargo la magia asoma, lentamente, como en vapores que se niegan a formar la nube; asoma en la voz justa y timbrada de Cristina Pérsico, que comienza a dilatar los poros de la emoción, con su decir vibrante y su canto vertebral en sefardí y español.

La bailaora, Marcela Suez, cual sacerdotisa de este ritual que desea invocar lo ancestral mas allá de los clichés “flamenqueados”, se niega a entrar en la nube, en el formato, en lo hueco, para intentar lo hondo, lo jondo, eso que nos lleva a las raíces, eso que viene antes del artificio de cualquier forma, como diciendo: “veamos que hay detrás de las figuras y los gestos, soy curiosa, quiero que sean curiosos, los invito a algo mas”.

Junto a Diego Ferreira, bailaor atento a no desbordar las “borduras”, los dos dan  el sostén y la fuerza que necesita todo viaje a las fuentes, y aunque la bailarina haya tropezado en un momento, no fue caída. Tal vez se hubiera deseado un poco mas de presencia de los músicos, y en especial de los cantaores, un poco desentendidos de esto que en realidad ayuda a que se los entienda, que son sus raíces. El espectáculo logra de todos modos, momentos de intensidad, en donde uno siente la piel de lo ancestral, ese duende de la emoción que el zapateo vibrante de Marcela y Diego, hacen que se disperse por todo la sala entre el bello desparramo de la poesía de Lorca, Leon Felipe y nuestro Juan Gelman.

Y si, a veces es bueno intentar sentir los vapores que van a formar luego la nube, la lluvia, esa lluvia que se filtra nuevamente en las raíces, para ir hondo, bien jondo.

Teatro: Mediterránea – Tucumán 3378

Funciones: Sábados 21.30 Hs

Entradas: $40 y $50

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →