A Sala Llena

Ruidos molestos

Ahora que ya la vi dos veces y el procesamiento emocional va siguiendo su curso, me gustaría enarbolar algunas preguntas y conceptos que me están molestando bastante. Cosas que me dan vuelta en la cabeza, no me dejan tranquila y me angustian un poco respecto de Star Wars: Los Últimos Jedi (Star Wars: The Last Jedi, 2017).

Ustedes saben que amé la película y la odie más o menos con la misma intensidad. Pero, por estos días, el Dark Side ha tomado cierta preponderancia, fogueado por ruidos bastante estridentes que comienzan a hacerme tanto la trama, como el desarrollo.

Más allá de los 71 o 72 homenajes que le he hecho a Kylo en la siesta o en la ducha, el lado oscuro y su acecho me obligan a formular algunas cuestiones. Me gustaría compartirlas con ustedes y que las comentemos si tienen tiempo y ganas. Va aquí seguido, la lista.

1- El pasaje al lado oscuro de Ben Solo no tiene sustento suficiente. Y la reacción de Luke Skywalker, el hombre más lleno de esperanza de la galaxia, que redimió a su padre, perdió a sus tíos incinerados por El Imperio y voló a fuerza de convicción la Estrella de la Muerte, tiene menos sustento todavía. Luke no se hubiera vuelto así de cínico por el berrinche violento de un sobrino. Jamás hubiera huido. El Luke que conocimos y amamos se hubiera hecho responsable y se hubiera quedado a responder por su equivocación. Sobre todo porque se perdieron vidas.

2- Ben Solo tuvo dos padres enormes. ¿Por que era tan proclive a ser colonizado por Snoke? Anakin había sido esclavo, tenía un origen violento, de lucha a brazo partido y la carga de un poder indomable. A eso se le sumó el terror de perder lo que más amaba en la vida, su mujer. Al lado de esas razones, Ren palidece. ¿Qué carajo le pasó al hijo de Leia y Han para volverse tan jodido? La excusa “Hay demasiado de Vader en él”, no es suficiente. Y no me vengan con que Han fue mal padre, porque queda claro que no se separó de Leia hasta el desacuerdo que tuvieron por enviar a Ben a formarse como Jedi junto a Luke, y su posterior consecuencia.

3- Yoda ha sido siempre el gran velador del entrenamiento. No quería entrenar a Anakin y fue reticente a hacerlo con Luke. De golpe ahora, con dos o tres escenas de Rey boludeando con el sable, ella ya está lista para ser un Jedi… ¿WTF?

4- Los comic reliefs (y esto es una afirmación) son marvelianos y atentan contra el espíritu de la saga. Entiendo que los asuste la rigidez. Pero no olvidemos que hablamos de una orden religiosa de caballeros. No de los Vengadores. La saga requiere una dosis de solemnidad, de liturgia.

5- Esta película no nos habla a los que crecimos con la saga. Vaya y pase que el público de Disney sea diferente y haya que interpelar a nuevas generaciones. Pero nosotros somos los guardianes de STAR WARS, somos sus hijos. No pueden dejar de hablarnos con los films.

Habiendo enumerado a grosso modo estas cuestiones, y habiendo dejado varias en el tintero, sigo diciendo que la película me gustó mucho. Pero la angustia no se disipa.

Luke ha muerto. Puede volver, después de todo ya lo han hecho antes, pero estará igual de muerto y eso sigue entristeciéndome. Y todas estas cuestiones antes mencionadas, me hacen bastante ruido.

Recuerdo cómo zapatearon algunos con los Episodios 1,2 y 3. Aquellos, amigos queridos, eran muchos más consistentes con la saga y su espíritu que este último. Y su religiosidad y tragedia, tenían mucho más sustento.

Queda abierto el debate.

© Laura Dariomerlo, 2017 | @lauradariomerlo

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Todas las columnas de Laura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS