A Sala Llena

Stateless Things

alt

Stateless Things (Corea del Sur, 2011, 115´) de Kim Kyung-Mook

El creador de Faceless Things vuelve a presentarse en el BAFICI para reafirmar porque lo llaman el niño terrible del cine coreano, es que el joven director asiático se mete, sin ningún tipo de pruritos, a narrar historias crudas, densas, incómodas de personajes marginales, perdidos en el anonimato de las grandes ciudades, pero en una constante búsqueda.

La cosas sin estado, como sería la traducción en español, se refiere a ciertos sujetos que tienen una identidad pérdida, sin un espacio seguro que los acoja, y ese es el recorrido que nuestros personajes deben emprender: encontrar un lugar en la sociedad. Por un lado tenemos a Joon, un muchacho prófugo de la comunista Corea del norte, que viene a probar una mejor vida en el sur, pero el mundo capitalista no le ofrece mejores horizontes, lo somete a trabajos denigrantes y al maltrato sistemático por parte de su patrón. La huída será necesaria y a veces la prostitución puede ser la llave para sobrevivir a lo perverso del sistema.

Por el otro está Hyun, un jovencito que parece haber encontrado su lugar en el mundo, en el departamento lujoso en que fue alojado por su amante, mayor y casado. Pero el costo que debe pagar es muy alto, su libertad y juventud deben renunciar en esa especie de prisión amorosa.

Cuando estas vidas perdidas se encuentran, Kyung-Mook apuesta a un espectador activo, el cual debe reconstruir la historia de acuerdo a sus percepciones e interpretaciones, no hay un sentido único, cerrado y servido en bandeja, cada quien tendrá que darle el significado subjetivo a este encuentro.

Con un pulso narrativo intenso, dramático y atrapante, el largometraje nos va relatando las historias a través de hermosísimas imágenes y por momentos con un atrapante y acrónico montaje. La bellísima secuencia del travelling que muestra a Joon caminando perturbado por las calles de Seúl, con una música estremecedora de fondo, da cuenta del talento que tiene el cineasta coreano para tomar decisiones cinematográficas sublimes.

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →