A Sala Llena

Svaboda

Dirección: Bernardo Cappa. Asistencia de Dirección: Gabriel Guz. Dramaturgia: Bernardo Cappa, en colaboración con Pablo Chao, Aníbal Gulluni, Gabriel Guz y Laura Nevole. Producción: Martin Savi, Oscar Scioscia, Neqktarea Producciones. Vestuario: Paola Delgado. Escenografía: Pía Drugueri. Iluminación: Claudio Del Bianco. Diseño Gráfico: Julia Lepez. Actúan: (en orden alfabético) Pablo Chao, Aníbal Gulluni y Laura Nevole. Prensa: Duche & Zárate.

 

Todos buscan libreta

No es extraño encontrarse, en las obras del dramaturgo y director Bernardo Cappa, con postales de su vida convertidas en funciones. En el caso de Svaboda, su último estreno que se presenta en el Teatro del Pueblo los domingos, el recuerdo que devino en escenas es algún punto de la Pampa húmeda, cerca de Darregueira, de Pehuajó, y de su Bahía Blanca natal. En esta oportunidad, la historia comienza antes de que se enciendan las luces y un abogado (en la piel de Pablo Chao) visite la parcela de tierra bonaerense trabajada por inmigrantes rusos (representados por Aníbal Gulluni y Laura Nevole). Primero estuvo la vaca, que por rascarse la cabeza rompió el alambrado, y en vez de mirar atrás y contarle lo sucedido a sus pares, fue a ver qué había del otro lado del agujero.

A partir de ese hecho, un mediador con saco, corbata y un maletín, intentará comunicarse y llegar a un acuerdo con la pareja dueña de la vaca. En su misión por conseguir lo que ha ido a buscar, el abogado se adentrará cada vez más en la vida de los granjeros, y compartirá desde tareas de campo, hasta mates y un baño.

En esta obra, como en otras de su autoría, Cappa recurre al humor para mostrar las penas y glorias de sus protagonistas, tan simples y tan complejas como la emoción producida por una emisión televisiva o el deseo visceral de ir contracorriente y seguir los más anhelados sueños. El elenco sabe apoderarse del texto explotando los momentos de conflicto y desesperación para luego acomodarse con total naturalidad en el tono de los fragmentos de comedia. Tanto el personaje de Chao como los de Gulluni y Nevole tienen espacios para lucirse individualmente. A su vez, los diálogos en ruso de la pareja campesina se destacan no solo por su fluidez sino también por lo desapercibido del esfuerzo.

Como sucede cuando se transita la mañana y la tarde, en la función no hay apagones. La alfombra símil tierra con restos de pasto y la casa de campo que conforman la escenografía trasladan rápidamente al espectador a la llanura pampeana. La transportación es absoluta en todos los sentidos; desde el manejo de sonido, los quejidos de un motor que no quiere arrancar parecen llegar desde el fondo de la construcción que hace de taller, al igual que el ruido de las ollas que se golpean en alguna habitación del rancho. Hasta el limbo que produce escuchar canciones de folklore eslavo en un paisaje decididamente gauchesco sabe presentarse como un artilugio justificado.

En Svaboda son los animales -una vaca primero, una gallina y un perro después- quienes presentan una búsqueda y un conflicto que son típicamente humanos. En el camino a esa revelación se presentará en escena todo lo cotidiano de la vida: el sexo, la comida, la política, la música, el mate, y hasta el vodka. Todo ello atravesado por personajes que buscan eso mismo que quiere encontrar la vaca cuando cruza el alambrado, pero que deben superar más que una cerca para intentar encontrarlo.

Teatro: Teatro del Pueblo – Av. Pres. Roque Saenz Peña 943

Funciones: Domingo – 18:00 hs

Entradas: $ 130,00 / $80,00

calificacion_4

 

 

Carolina Potocar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →