A Sala Llena

Todo verde

alt

Todo verde

Dirección: Pablo Seijo. Dramaturgia: Santiago Loza. Ambientación y Vestuario: Mònica Raiola. Diseño de Luces: Matìas Sendon. Diseño de sonido: Federico Zypce. Elenco: Marìa Ines Sancerni. Prensa: Maria Sureda.

Todo Verde es un unipersonal que nos transporta a la vida de una mujer del interior. Una repostera, una mujer que a simple vista parecerìa no tener mucho interesante que contar, interpretada magníficamente por Marìa Ines Sancerni.

Ella irá narrando como cambió su vida al conocer a una forastera que se muda frente a su casa y que  pareciera abrirle la cabeza y mostrarle que el mundo no termina allì donde viven.

Entre ellas se gestará una relación muy estrecha y especial que oscila entre la amistad y el amor.

La forastera se llama “la Claudia”, y quien narra es “una”.

Sancerni se encarga de interpretar a ambas mujeres con sutilezas y cambios en el tono de voz, la postura, tocando todo el tiempo su vestidito floreado, no dejando lugar a ninguna duda de quién habla.

La pueblerina hace mención a los regalos que recibiò de “la Claudia”. Un cuadro con un árbol naranja y un loro “todo verde” del que no puede desprenderse y quien se escucha interrumpiendo el relato agregando un poco de humor y descomprimiendo el monólogo de Una.

Nosotros espectadores, nos sentimos cómplices de una confesión de siesta, de la intimidad de Una, quien tampoco tiene inconvenientes para parafrasear e imitar a “El Hugo”, el caballero que la pretende.

El vocabulario utilizado por la protagonista, está lleno de matices y perfectamente adaptado al contexto desde el cual nos hablan. Los paisajes que describe nos hacen sentir como si estuvièramos allì. Por eso es que el trabajo que realizan Loza desde el texto, Sancerni desde la actuación y Seijo en dirección,  no tiene desperdicio y posee el poder de transportarnos con el sólo arma de la palabra y la actuación a una situación que nos parece haber vivido y presenciado.

“Me interesan las historias de personajes que están un poco a la sombra, desplazados, al costado, al margen, pero que no son marginales, no parecen destinados a grandes cosas, vidas pequeñas en apariencia, que terminan estallando.  Supongo que lo femenino tiene o tuvo que ver con ese lugar al margen, de lo que mira de refilón la gran Historia. Me resulta más fácil escribir desde esas voces femeninas; es una especie de travestismo literario. Me resulta natural esa fuerza, también esa furia que aparece. Tal vez es la compañía de mujeres en la vida de uno, las charlas de cocina, la complicidad. Creo que es eso lo que me interesa, que los personajes estén en carne viva, emocionados, supongo que eso se adjudica a las mujeres, más que a los hombres, no lo sé”, dice Loza.

Esto sucede con M.Ines Sancerni, a quién le calza a la perfección el personaje de la protagonista;  parece haber sido pensada exclusivamente para ella.

Eso hacen sentir los buenos actores. Que cada papel que interpretan no los podrìa hacer mejor otro actor.

Con un soporte tan firme como el que nos brindan actuación, texto y direcciòn, no será necesario nada màs que una silla verde, la iluminación que irá mutando conforme van pasando las horas y un pùblico que se retira feliz y con ganas de seguir escuchando este relato intimista.

Teatro: Elefante Club de Teatro  – Guardia Vieja 4257

Funciones: Jueves a las 21

Entradas: $ 50 y $40

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →