Top Ten 2014, según Diego Ezequiel Avalos

alt

Top 10 (libre)

1. Relatos Salvajes: La clave es comprenderla no como un conjunto de cortos sino como una sola película que cuenta un solo tránsito. Que una película argentina actual llegue a estos niveles de simbolismo, y que más de 3 millones de espectadores lo puedan apreciar, si quieren, no deja de ser un verdadero evento milagroso. Gracias Szifrón, te la vamos a deber por mucho tiempo.

2. San Perón: Con una sensibilidad y poesía que lo acerca muchísimo a Favio, este cortometraje se destaca por tener impresionantes momentos de puro cine hecho a corazón: una mujer que camina por una calle de tierra y recuerda la muñeca que Evita le regaló, el sueño de tener una casa propia con flores y parqué, la velita para la virgen de Luján, el no abandonar jamás el Policlínico Perón porque es lo mejor que hay. De esa belleza que solo la realidad puede crear y el cine retratar.

3. Yo sé lo que Envenena: Película necesaria porque trae a nuestra época una combinación que ya parecía imposible: mostrar el conurbano con el más puro clasicismo cinematográfico. Más aún en tiempos donde, según las cámaras, en el conurbano pululan parejitas alegóricas que mejor quedarían en otros barrios y directores que creen que para mostrar lo bestial hay que filmar como bestias. Deberían mirar más a William Friedkin. Lo último: celebramos que muchos se hayan reído con esta historia, lamentamos que no hayan destacado que en el fondo es una historia triste, muy triste.

4. El Desierto: Sabemos que no hay nada nuevo bajo el sol y por eso estamos condenados a la mezcla perpetua. Quién lo haga con mal gusto engendrará monstruos. Quién lo haga con inteligencia tendrá una película como Christoph Behl, que se atreve a contar una verdadera historia de amores explícitos, y otros acallados, en un contexto de apocalipsis zombi que, por suerte, no se devora la película.

5. La Mary (Reestreno): Melodrama, el gran y último del cine argentino, en palabras del maestro Ángel Faretta. La pregunta sería entonces: ¿La Mary mata por loca? ¿Por pobre? ¿Por criminal? ¿O, simplemente, porque tiene razón? Esta última posibilidad, que propone un tipo nuevo de racionalidad donde lo sobrenatural existe (bienvenidos seamos al reino de lo fantástico) es sin lugar a dudas lo que mantiene a la película tan fascinante y compleja como años atrás, al momento de su estreno. Porque para lo clásico el paso del tiempo es mera eternidad.

6. Hoy Quiero Volver Solito (Hoje Eu Quero Voltar Sozinho): Aunque no lo creamos el cine brasilero… ¡existe! Y la prueba es esta encantadora película, que no por ser juvenil y sensible se convierte en una publicidad de jeans o en una película argentina, que sería lo mismo pero con más angustia. Lo bueno de esta película es lo bien que se cuenta, la eficacia de sus diálogos (tan graciosos como poéticos pero sin caer en el ridículo), su siempre narrativa puesta en escena, su humor dulce y al mismo tiempo su mirada ácida sobre los vínculos donde el cariño está presente. Chica, contenida y humilde y por eso mismo grandísima. Deliciosa película para el siempre agridulce amor.

7. True Detective: Simplemente una obra maestra. Una verdadera máquina de política, conceptos, enseñanzas, mitos y cine. Pero, sobre todo, un artilugio de polémicas: ¿quién diría que en tiempos donde los nostálgicos de los ochenta tomaron el poder y juegan todavía a volar con capas y llorar por la suerte de E.T, un producto serio y grandioso de la televisión se iba a erigir como una obra de arte orgullosamente católica? Bueno, siendo sinceros, ¿quién se imaginaba un papa peronista? Los caminos del señor son misteriosos.

8. El Lobo de Wall Street (The Wolf of Wall Street): La última parte de la filmografía de Martin Scorsese se enumera así: 1993. La Edad de la Inocencia. 1995. Casino. 2013. El Lobo de Wall Street. Lo que hay en el medio se tira a la basura porque sobra. Al contrario de La Hoguera de las Vanidades, de Brian De Palma, donde el Lobo tenía redención, Martin cree que esos diablos ya no tienen retorno. Y lo que es peor, una legión, los espectadores del final de la película, dentro y fuera de la pantalla, hacen todo lo posible para aprender los trucos y dejarse llevar hacia abajo.

9. Bajo la Misma Estrella (The Fault in Our Stars): Entre tantas distopías, laberintos, jóvenes sensuales pero monstruosamente puritanos, es una pena que a esta película se la haya catalogado como otro producto adolescente del montón. Por el contrario, creemos que se trata de un film muy destacado, con una brillante puesta en escena. Demos algunas pistas: los nombres de los personajes, los objetos que se repiten y las posiciones que ocupan (el arriba y el abajo) dan mucho material para interpretar. Feliz navidad.

10. Necrofobia: Esta película causará horror a todos los amantes del naturalismo argentino, cosa que nos pone muy felices. Bella, muy bella, sumamente cuidada, detallista y artificiosa, como todo buen cuento de terror. Para los que se divierten buscando: las referencias a Beatriz, Virgilio, Dante, Milton y Samot-Samot sugieren y cumplen. ¡Feliz año nuevo!

 

Menciones especiales

-Final segunda temporada de Hannibal

-Tercera temporada de Sherlock

-Cuarta temporada Game of Thrones

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Merlina (Wednesday)

LEER MÁS →

Noche sin paz (Violent Night)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS