A Sala Llena

Un hombre tranquilo

Dirección: Marcelo Silgueiro. Autoria: Adrian Ortega. Escenografía: Andy Perez. Diseño de Luces: Brenda Navesnik. Sonido: Daniel Vázquez. Asistente de dirección: Andres Javier Perez. Actúan: Lucila Beiró, Rocío Galarraga, Mariana Huss, Jenny Luciuk, Yoli Mandia, Guillermo Rodriguez Riedel, Marcelo Silguero, Ana Takko, Daniel Vázquez. Prensa: Mariano Casas Di Nardo.

¿Qué tienen en común una mujer seductora, un ama de llaves intrépida, una gruñona y autoritaria anciana, una española con pintas de arqueóloga, un detective que parece haber salido de una novela de Holmes, un escritor y una pareja de policías?

El hecho de que todos fueron a parar de una manera para nada circunstancial en la hostería “La Josefina”, que, sin agua, con pocos electrodomésticos, con una atención poco recomendable y abandonada en los suburbios de la ciudad jujeña, será testigo de esta desopilante y efectiva comedia policial.

Ambientada en los años 70’, Un hombre tranquilo es la historia de Emilio, un novelista que encuentra en esta hostería todo menos la paz que necesitaba para escribir su novela. Produciéndose de esta forma, una verdadera novela pero, en tiempo real.

La obra logra captar distintas y carismáticas personalidades que se irán enredando en una historia por demás interesante a lo largo de un guión inteligente. En él se entremezclan tintes políticos, románticos y existenciales. Esta propuesta emana un espíritu propio de tintes pop, que tiñe de suspenso y creación la estética rustica y gris de la hostería abandonada.

Los artistas en escena no requieren más que una escenografía sencilla y algunos pocos elementos para contagiarnos la emoción, el suspenso y la adrenalina humorística que emana la obra. Es destacable el hecho de que, siendo todos actores con poca experiencia, logran dominar la escena con soltura y carisma, pudiendo entretejer la esencia de cada uno de sus personajes.

Se destaca una escena, donde cada integrante del elenco comienza a actuar obligados por la norma de aparentar la normalidad y allí aparece la esencia de cada personaje y el talento de cada actor, develando en pocos minutos, varios mundos personales a la vez.

Un hombre tranquilo promete, lejos de su título básico y simplón, hacernos reír y emocionar de una manera bastante eficiente. Difícilmente se puede salir de la obra sin tararear “12 cascabeles tiene mi caballo por la carretera”. Canción que nos despide y nos invita a escapar del caos de la ciudad y encarar la noche con una sonrisa.

Teatro: Liberarte Av Corrientes 1555.

Entradas: Entrada: $ 80,00

Funciones: Viernes – 21:30 hs – Hasta el 27/06/2014

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...