A Sala Llena

UNCIPAR 2013 – Crónica del Primer Día

alt

Nuevamente la ciudad balnearia de Villa Gesell se transforma en la capital del cortometraje. Durante tres días muy intensos se exhiben 50 cortometrajes internacionales y nacionales en competencia, y numerosas pero destacadas obras que quedaron fuera de la selección competitiva.

Además también se van a mostrar algunos largometrajes que tuvieron su exposición en salas y/o festivales pero vale la pena volver a ver como es el caso de Nicaragua, el sueño de una generación, Infancia Clandestina o Hermanos de Sangre.

La jornada comenzó a las 15 Hs con la presentación oficial de las 35° Jornadas Argentinas & Internacionales de Cine y Video Independiente. Nicolás Vetromile y Luis Franc, secretario y programador respectivamente, del Festival, dieron la bienvenida y presentaron al subdirector de cultura Héctor Ortíz quién agradeció nuevamente la asistencia del público y los realizadores presentes, dando el puntapié inicial a los eventos. Se agradeció la colaboración de Mabel Llompart, Secretaria de Cultura, y del Intendente Jorge Rodriguez Erneta para organizar el festival.

A continuación, y dando inicio a la programación nacional de cortos nacionales, se exhibió Don Carlos y la Naturaleza, dirigida por Leonardo Fabio Calderón, realizador autóctono de la ciudad. El corto cuenta intercalando material de archivo documental, y ficcionalización, con la narración de Norma Aleandro y Alfredo Alcón, la historia de Carlos Gesell, fundador de la ciudad, y como sus sueños arquitectónicos se hicieron realidad

La primera tanda de cortos nacionales fue bastante interesante. Estuvo integrada por films narrativos de ficción de diversos géneros. Se destacaron principalmente Momentos, de Pablo Polledri, emotivo y simpático film de animación que compara rutinas del hombre en sus primeros meses de vida, ya siendo adulto y en su etapa de anciano. Mezclando ternura y humor negro, se trata de una obra animada sencilla pero ingeniosa. También fueron muy buenos Juegos de Guerra de Bruno Scoppazzo, con gran infraestructura visual y el premiado cortometraje Lila, de Sebastian Dietsch con una gran interpretación de Mario Alarcón. El film es una divertida sátira que muestra las cábalas en el mundo del fútbol del interior del país. También hubo lugar para interesantes trabajos más experimentales como La Nube, de Paulo Pécora, con la interpretación de Mónica Lairana y una hermosa exhibición de La Habana con foto fija y super 8. También en este formato se destacó The Sun in the Head de Melisa Brito Aller.

Tras la exhibición de la primera muestra de cortos, se produjo un nuevo Encuentro de Organizadores y Distribuidores de Festivales y Ciclos de cine y cortos de Argentina. Una charla profunda coordinada por Nicolás Vetromile, donde se debatieron los desafíos, inconvenientes y se intentaron plantear posibles soluciones para resolver la relación de los festivales de cine independientes en su relación con el Instituto de Cine, los realizadores cinematográficos y el público. Si bien el encuentro sigue el viernes, se puede adelantar que la mejor conclusión a la que se llegó es que el público que acompaña a los Festivales supera en números al que asiste a los Espacios INCAA, lo que confirma el éxito de un cine alternativo fuera del circuito de exhibición comercial. Son 93 festivales distribuidos en todo el país que deben encontrar una unidad para poder hacer frente a las dificultades principalmente económicas que enfrenta la industria,

Debido a que el Encuentro se desarrolló al mismo tiempo que la Competencia Internacional, el redactor que firma la nota no pudo visualizar los cortos extranjeros, pero sí pudo estar presente en la segunda tanda de los nacionales que incluyó cortos principalmente desarrollados en el interior del país, en parajes rurales y apoyados por la Escuela del Instituto de Cine (ENERC). Entre los trabajos más interesantes se pueden mencionar, Toda esta Sangre del Monte, de Martín Céspedes, documental que muestra el asesinato de dos miembros de pueblos originarios por parte de sicarios, enviados por empresas que desean expulsar a las comunidades de sus hogares para usurpar los territorios. El tremendo relato impacta sin caer en golpes demagógicos y priorizando el discurso humano, pero también denunciando el abuso de poder político. Visualmente muy prolija y potente en su narración.

Acaso el mejor de los cortos de este primer día es Coral, de Ignacio Chanetón, obra sensitiva, sobre una mujer en medio de la selva misionera que desea solucionar los problemas económicos de su familia. Visual y sonoramente estimulante, el corto consigue climas muy logrados gracias a las interpretaciones y una excitante influencia del spaguetti western en su tono y realización. Merecería ganar. Divertido aunque un poco desprolijo en su segunda mitad es Cuchi, obra que podría convertirse en un largometraje, ya que las ideas que se proponen son muy buenas, pero el breve desarrollo de las situaciones finales le juega en contra, porque daban para mayor profundidad. Igualmente es una obra muy buena en su concepción y concreción.

Sutiles, pero impactantes son Nubes de Manuel Abramovich, acerca del abuso sexual y Bajo el Cielo Azul, notable obra que expone la trata de blancas desde una perspectiva más íntima.

Después de “El Vino de Honor” otorgado a invitados y público presente, se mostró el largometraje ganador de la Competencia Argentina del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Hermanos de Sangre, nueva obra de Daniel de la Vega.

Es la historia de Matías, un hombre obeso y tímido, objeto de burla de su jefe y compañeros de trabajo, prácticamente ignorado por las mujeres, que conoce a Nicolás (gran interpretación de Sergio Boris) que se convierte en su mejor amigo y lo empieza a ayudar a solucionar todos los problemas que tiene en la vida.

Co escrita por Nicanor Loreti se podría decir que funciona como una seudo secuela de Diablo, ya que comparte la mitad de su elenco, hay varios guiños a la película ganadora de la Competencia Argentina de Mar del Plata 2011 y su tono oscuro con muchos apuntes absurdos, grotescos y bizarros. El humor negro, los diálogos y la brillante concepción visual de De la Vega junto a las notables interpretaciones de su elenco componen un film muy disfrutable. El regreso a la pantalla grande de Carlos Perciavalle no podría ser mejor. Para los seguidores del género hay varias conexiones con obras de Farsa y la productora Plan V.

Para finalizar, la sección Pantalla Abierta, a cargo de Nicolás Vetromile y el Sr. Miguelius, aportó los cortometrajes voluntaria e involuntariamente más divertidos del Festival. Una verdadera fiesta y conexión entre el público con música de Miguelius y los comentarios de Vetromile. Entre los cortometrajes para destacar se encuentran: Lovebot Lov de Tetsuo Lumiere y dos clásicos de la sección en ediciones anteriores: Si Bebe, no Pesque y UFO Porno, corto de procedencia desconocida con tres extraterrestres bastante excitados… entre ellos.

Lamentablemente, el cortometraje más solicitado por el público (coreado), Michifus no entró en la selección de este año. Tampoco Familia, última obra de su director, que cosechó numerosos elogios.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...