A Sala Llena

UNCIPAR 2016: Día 2 – Competencia Internacional

Domingo 19 de junio.

La segunda fecha del 38º UNCIPAR arrancó sus actividades desde bien temprano, con el segundo bloque dedicado a la competencia internacional. Este fue el más extenso de todos los bloques, con más de dos horas de duración. A continuación, hacemos un repaso de los cortometrajes que desfilaron por el Teatro La Torre, la sede de esta edición que se sigue llevando a cabo en Pinamar.

SECCIÓN COMPETITIVA INTERNACIONAL

Segundo bloque

Bendito Machine: Logrado corto animado que nos llega desde España para conducirnos por un breve recorrido respecto a cómo los humanos interactuamos frente a las maquinas durante gran parte de nuestra civilización. La tecnología, pero también las guerras y el choque de culturas, marcan el desarrollo de esta historia en constante movimiento desde un mismo plano.

Brutaly Yours: Desde Japón, uno de los momentos menos logrados del festival. Este corto dirigido por Stephen Slade peca por sus intenciones introspectivas respecto a sus personajes (una pareja huyendo), los cuales no nos aportan mucho sobre lo que pasó, o lo que está pasando. Olvidable.

A 1,232 Cabezas: Uno de los pocos cortos que, barajando cuestiones que juegan con el ámbito realista de la sociedad, puedo lograr sobresalir dentro de la competencia. Esta ficción de apenas quince minutos, dirigida por Victoria Apolinario, nos acerca la historia de dos hermanas dominicanas que emigraron a la Argentina intentando superar los conflictos económicos. Una de ellas ejerce la prostitución, mientras que la otra intenta sacar adelante una peluquería. Una temática cada vez más palpable en nuestra sociedad.

Cazador: Los españoles Rafael Duarte y Taisa Ennes Marqes lograron uno de los cortos más ajustados desde el aspecto técnico. Con una muy acertada fotografía, este corto genera una atmosfera ideal para contarnos las desventuras de un cazador que divaga por bosques y montañas, acompañado por su rifle y rememorando un pasaje de su infancia que lo bloquea en cada una de sus acciones.

Breaking The Wall: Otro de los segmentos experimentales, y que nunca faltan en este tipo de festivales. Presentado en un blanco y negro subliminal, manejando todo el tiempo una estética onírica, y con una voz en off que dispara frases poéticas, este corto norteamericano no pasa del ejercicio artístico que ejerce su realizador para hacerse valer de algunas técnicas de edición que aprendió en la escuela de formación.

Bubble: Otro que gana por su sentimentalismo casi infantil. Desde Corea del Sur, nos llega otra de esas historias animadas que se balancean entre lo enternecedor y lo simpático que transmiten sus protagonistas. En este caso, acompañamos a un gato abandonado y una niña que lo rescata para regalarle unos instantes de compañía, aunque sea con el simple jugueteo de unas burbujas.

Enrique D. Fernández

Cobertura de UNCIPAR 2016.

También podrán seguir nuestra cobertura vía Instagram.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...