A Sala Llena

VII Festival Beckett Buenos Aires – Not I

alt

Not I

Dirección: Patricio Orozco. Autor: Samuel Beckett. Intérprete: María Comesaña. Prensa: Duche / Zárate.

Not I: la tragedia del decir
“La expresión de que no hay nada que expresar,
nada con qué expresar,
nada desde lo cual expresar,
ningún poder para expresar,
ningún deseo de expresar,
junto a la obligación de expresar”
(
Samuel Beckett)

Una sala a oscuras. El único elemento visible es el cuadro de El Grito de Munch. Ese símbolo inicial condensa en una imagen, una reflexión que plantea ésta y muchas obras de Beckett: la imposibilidad y la obligación de decir.

Not I, bajo la mirada estudiosa y enamorada que Patricio Orozco tiene sobre el universo beckettiano, presenta un universo despojado, sórdido, revelando esa nada que envuelven las palabras. En escena una actriz lee cálidamente y en esa narración es muy difícil intuir lo que pasará un momento después. Cuando el espectador habitaba cómodamente ese mundo, todo se torna extraño: una boca es recortada por la luz y no puede para de decir. El trabajo con la iluminación es sumamente sugerente, ya que destaca espacios lumínicos muy específicos potenciando su efecto dramático: por ejemplo, cuando la boca habla, en ella se concentra la expresividad, dado que el cuerpo está anulado y permanece invisible en la oscuridad. En ese momento la verborragia del vertiginoso decir se contrasta con el cuadro de Munch, que habita la escena amenzanate, denunciando que el intento es un fracaso… que ante la angustia y la desesperación existencial… ya nada queda por decir.

El fracaso es otro tema que atraviesa la obra de Samuel Beckett, de hecho el dramaturgo irlandés define al artista como la persona que fracasa como nadie osa fracasar y alienta su labor diciendo “Inténtalo de nuevo, fracasa de nuevo, fracasa mejor”.

Finalmente esa boca de carne que habitaba la escena se cierra, pero ese silencio no durará mucho. Para satisfacer esta necesidad imperiosa de decir, aparecerá en escena otra boca, virtual, proyectada en la pantalla, que logra un efecto de poderoso extrañamiento en la relación que se establece entre los labios cerrados que ya no pueden decir y esos labios que juegan con la pronunciación de las palabras, la entonación, metaforizando quizás que más allá del silencio el ser humano está condenado a decir desde la virtualidad de sus imágenes mentales, de sus pensamientos, de sus sueños.

Pero el decir, lejos está de vincularse con el significado y eso Beckett lo sabía muy bien. Es interesante como a partir del sinsentido aparente, en la obra se configuran nuevos sentidos, que no están en el contenido de lo dicho, sino más que nada en el modo en el que son dichos, en su aspecto formal. El ritmo que tiene la obra radica en su magnífica puesta en escena, pero además en el sentido lúdico que Beckett le atribuye al lenguaje, generando juegos polisémicos a partir de la repetición de palabras. Además otro elemento clave en la construcción del ritmo es la interpretación de la actriz, que transforma la obra en un experimento fonético, en un estudio de los sonidos físicos del discurso humano.

La propuesta escénica expresa todo el hermetismo y la poesía de la producción beckettiana. Una obra que asume riesgos, pero que a su vez está rigurosamente cuidada desde su puesta en escena que construye un todo a partir de fragmentos, de imágenes poderosas, centradas en el cuerpo de una admirable señora actriz como es María Comesaña, que logra lo imposible: hacer carne el texto más descarnado de Beckett. Su actuación es altiva, soberbia, conmovedora, desafiante y logra sacudir al espectador arrancándole risas, reflexiones y alguna lágrima. La multiplicidad de estados que ella transita y que invita a recorrer, se deben a su versatilidad y a un compromiso con el teatro que se traduce en cada momento de la obra.

El último poema de Samuel Beckett condensa esta problemática y se titula: Cómo decir. Su poética del balbuceo y de los límites, es llevada al extremo en Not I: una tragedia del decir, una crónica sobre la imposibilidad del decir.

Teatro: Celcit – Moreno  431 (en el marco del VII Festival Beckett)

©Antonella Sturla, 2013

 

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Aftersun

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS