A Sala Llena

[21] BAFICI | Ma nudité ne sert à rien

(Francia, 2018)

Guión y dirección: Marina de Van. Fotografía: Vincent Mathias y Romain Lebonniec. Producción: Jean-Luc Ormières. Edición: Mike Fromentin. Elenco: Marina de Van, Juliana de Van, Rachel Arditi y Serge Chojnowski.

Ma nudité ne sert à rien es una película fronteriza, difícil de clasificar o etiquetar. Tiene rasgos de documental en primera persona, pero muchas de sus escenas están actuadas o ficcionadas. Podríamos decir que es un autorretrato de la directora y actriz Marina de Van, quien explora su cotidianeidad y se muestra desnuda en su departamento, viendo películas, usando apps de citas, jugando con su gato o imitando el baile final de Flashdance. Pero las reflexiones de la cineasta van más allá de su situación personal. Hacia el final de la cinta, abarcan toda una época.

Hace casi veinte años, Marina de Van estrenó En mi piel, una de las cumbres del nuevo extremismo francés. Sigue siendo lacerante y perturbadora. La protagonista, interpretada por De Van, es una treintañera exitosa y con un futuro prometedor, hasta que desarrolla una adicción al dolor y la automutilación. Su cuerpo se vuelve un misterio, un sitio de placer y peligro, algo tan propio como externo y tan personal como desconocido.

En Ma nudité…, Marina de Van descarta el terror psicológico de En mi piel y adopta un tono confesional y ensayístico. Pero abarca la misma temática, su cuerpo como campo de batalla. En español, el título de la película se traduce como, “Mi desnudez no significa nada”. ¿Qué significa que no signifique nada y quién le pide significado? Quizás el público, acostumbrado a que la desnudez cinematográfica sugiera sexo y erotismo. En este caso, la desnudez es un simple hecho. Marina de Van escribe en su celular o su computadora y lo hace sin ropa. Nada más.

Por otro lado, la misma Marina de Van pareciera pedirle significado a su desnudez. Ya no sabe qué transmite su cuerpo y qué en ella podría resultarle atractivo a un amante. Incluso solicita la ayuda de una amiga fotógrafa, para redescubrirse a través de ojos ajenos. Ella siente su piel, la siente cerca, pero no la entiende. Siempre la piel le reclama algo: atención, ejercicio, buena alimentación. Y siempre está mutando y dejándose transformar por el tiempo.

Cuando no está encerrada en su departamento, Marina de Van sale a la calle, se encuentra con hombres en bares, intenta activar algún romance. Sus citas terminan con sexo frustrado y despedidas incómodas. No solo su cuerpo es misterioso sino también el de los demás. ¿Por qué ya no desea esos otros cuerpos como antes? ¿Qué debería sentir el suyo ante la presencia de otros? Ya no lo recuerda.

Hay pantallas por todos lados, dispositivos móviles, televisores y notebooks. Marina de Van está desnuda frente a su cámara. Nosotros, desde las butacas, vemos su presencia física. Y sin embargo, en estas escenas, ella está abstraída. No está presente sobre esa cama o esa silla. Está inmersa en alguna conversación de chat o en la trama de una película clásica. Ma nudité…, también, nos habla del cuerpo, el tacto y lo físico en tiempos de abstracción y virtualidad.

 

 

© Guido Pellegrini, 2019 | @beaucine

Permitida su reproducción total o parcial, citando la fuente.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS