A Sala Llena

[23] BAFICI | Vas-tu renoncer?

Francia y Gran Bretaña son los países europeos con mayor producción anual de largometrajes, alrededor de 300 por año. Un poco por debajo figuran Italia, Alemania y España. Casi todas las producciones francesas se estrenan, al menos en Paris, aunque un porcentaje no despreciable lo hace en salidas reducidas, muy a menudo limitadas a las salas del multicine St-André des Arts (Barrio Odéon) y en menor medida el vecino Espace-St-Michael (Barrio Latino). 

La renovación de la cartelera (permanencia) en esas salas es veloz, pareciéndose a lo que ocurre en Buenos Aires en el Cine Gaumont.

Quien, como este cronista, sigue semanalmente los estrenos en la capital francesa, esperaría que el nombre de cualquier director francés le sea, al menos familiar. Pero, con sorpresa, el de Pascale Bodet, no lo era hasta ahora. 

El 23 BAFICI, debe haber contribuido, aunque sea modestamente, con su retrospectiva a visibilizarla más. Y, sobre todo, al incluir su obra más reciente en la Competencia Vanguardia y Género. 

Vas-tu renoncer?, cuyos títulos alternativos son: ¿Te vas a rendir? y Edouard and Charles, en español e inglés respectivamente, dura apenas 72 minutos que parecen más, no porque la película “se haga larga”, sino que más bien diríamos, por lo contrario. Es el metraje justo para contar una trama en ritmo de comedia, un género algo ausente en el cine francés que llega a nuestras latitudes.

Un trío de actores estupendos y poco conocidos logra, desde el mismo inicio, atraparnos y arrancar una sonrisa casi permanente durante toda la proyección. Edouard (Benjamin Estraffo) es un pintor, quien, en la escena inicial, espera ansiosamente a Charles (Pierre Léon), de profesión poeta. Un desconocido e insólito personaje, McGulchen/Gulcan (Serge Bozon), se le cruza en la calle y lo imita en sus posturas, con lo que Edouard lo encara, cuestionando su intromisión. La sorpresa será mayúscula cuando este tercero en discordia, emita sonidos guturales, de una (posible) lengua que no recuerda a ninguna otra, europea al menos. La originalidad de este introito cinematográfico se irá manteniendo a lo largo de todo el film, sobre todo a partir del momento en que Edouard localice a Charles.

Se irá revelando que el pintor no es muy afortunado ya que sus cuadros, en blanco y negro, no son incluidos en exposiciones colectivas de muchos colegas. Gulcan, por su parte, aprenderá a pronunciar, graciosamente, algunas palabras en francés y en particular una, “ami”, con la que intentará expresar el sentimiento que siente por Edouard.

Jeanne, un cuarto personaje y único femenino, interpretado por la algo más conocida actriz Marianne Basler, nacida en Bélgica, llevará a que parte de la acción se traslade a dicho lugar, adonde se encontrará con Charles. Será el momento en que se realicen afirmaciones poco elogiosas del vecino país (“sus mujeres huelen mal”, “pobre Europa al ser Bruselas la sede de la Unión Europea”), que en verdad señalan la posición de ciertos franceses sobre su vecina nación. 

Cuando Edouard invite a su casa a Gulcan y le proponga pintarlo en un desnudo, pidiéndole que se saque toda la ropa, Bodet nos dará una pista al señalar que el pintor ha pensado que el nombre del cuadro será “Olympio”. 

Y será en los diez minutos finales que la película tomará un sentido más claro, que se confirmará con los carteles de cierre, que no conviene revelar, pero que refieren a hechos ocurridos muchos años atrás.

(Francia, 2021)

Guion, dirección: Pascale Bodet. Elenco: Benjamin Esdraffo, Pierre Léon, Serge Bozon. Producción: Anne Mattatia, Stanley Woodward. Duración: 72 minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS