A Sala Llena

Capitán Phillips, según Emiliano Fernández

Disimetrías simétricas.

Definitivamente Paul Greengrass es un artista no apto para todos los gustos. A pesar de un esquema narrativo por lo general sencillo y un dejo humanista en lo que hace al tono, su macro obra se puede catalogar como la “versión hollywoodense” de una combinación áspera de documentalismo militante, cine testimonial de barricada y aquel realismo proletario inglés que se impuso con fuerza en el panorama internacional durante las décadas del 70 y 80. A partir de títulos emblemáticos como Domingo Sangriento (Bloody Sunday, 2002), La Supremacía de Bourne (The Bourne Supremacy, 2004), Vuelo 93 (United 93, 2006), Bourne: El Ultimátum (The Bourne Ultimatum, 2007) y La Ciudad de las Tormentas (Green Zone, 2010), el director ha sabido construir una carrera extraordinaria transmitiendo con valentía sus criterios al mainstream y encarando proyectos de rasgos muy personales.

No sólo la presente Capitán Phillips (Captain Phillips, 2013) continúa esta tradición, sino que se abre camino como otra de sus obras maestras. Si bien el británico ya era conocido por su capacidad para exprimir a nivel formal cada arista de esas historias provocadoras aunque fáciles de sistematizar, vale aclarar que hoy supera lo alcanzado con anterioridad al ofrecer una correlación exquisita entre la estructura de los thrillers de entorno cerrado y una dimensión ideológica que dispara reflexiones equidistantes, surgidas tanto del desarrollo dramático como de los intercambios verbales de los protagonistas. La cámara en mano, una escenificación aguerrida, un montaje hiperquinético, actuaciones despojadas y una fotografía contrastante son las herramientas de las que se vale Greengrass para plantear su batalla desde una izquierda autocrítica, capaz de señalar las lagunas retóricas eventuales.

La anécdota principal gira alrededor del secuestro de un barco carguero estadounidense a manos de un grupo de cuatro piratas somalíes en busca de dinero en efectivo y/ o un suculento rescate por parte de la compañía aseguradora. El convite sigue a los dos capitanes involucrados en el incidente, el norteamericano Phillips (Tom Hanks) y el africano Muse (Barkhad Abdi), haciendo hincapié en una serie de “disimetrías simétricas” que abarcan no tanto las culturas contrapuestas sino el choque de intereses que se agrava cuando la desesperación, sumada a un botín algo escaso, conduce la acción hacia una segunda mitad centrada en el rapto de Phillips y la intervención de la marina. En función del magistral desempeño del elenco y un guión consciente de su “no romantización” de los personajes, la película propone -en su coherente desnudez- una lucha por sobrevivir por partida doble.

El realizador toma el ardid del “outsider”, un verdadero clásico del cine antropológico, con vistas a ponerlo al servicio de un esquema analítico/ comparativo de “similitudes y diferencias”, y en el trajín denunciar nuevamente la frialdad homicida e hipócrita de la maquinaria bélica imperial, siempre dispuesta a “corregir” cualquier divergencia mediante la fuerza y el sometimiento esclavista. Reafirmando la tragedia esencial de cada vida inocente arrebatada, Greengrass entrega un informe pormenorizado acerca de las distancias socioeconómicas -a nivel interno y externo- y las estrategias del poder hegemónico para reproducir las condiciones generales sobre las que se sostienen. Su mérito es doble porque engaña al espectador acrítico estándar bajo los ropajes de los “productos masivos” mientras que subrepticiamente lo golpea con dureza para que evite todo facilismo interpretativo…

calificacion_4

Por Emiliano Fernández

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →