A Sala Llena

Continente Viril

alt

Continente Viril

Dirección: Virginia Lombardo. Dramaturgia: Alejandro Acobino. Escenografía y Vestuario: Lucila Rojo. Iluminación: Brenda Bianco. Música: Mariano Cossa. Producción: Gustavo Castellano. Intérpretes: Gustavo Castellano, Sebastián Dartayete, Pablo García, Santiago Rodríguez. Prensa: Tehagolaprensa.

Pero los dinosaurios van a desaparecer…

La comedia es un género maldito. El humor está subestimado. Pero lo cierto es que en épocas de crisis, a veces una visión irónica de la realidad es la mejor salida para conseguir una crítica inteligente, una reflexión sobre el mundo que nos rodea.

Está clásica obra del autor de Hernanito y Absentha, consigue una ácida mirada sobre la masculinidad, el aislamiento y los diversos personajes sociales de la última dictadura militar.

Febrero de 1984. Un científico llega a la Antártida Argentina para averiguar porque se están muriendo los pingüinos. En la base, encuentra a un general con pocos escrúpulos, un subordinado amable, pero demasiado fiel al militar del turno y a un empleado administrativo.

Lo que comienza siendo una típica comedia costumbrista machista empieza a derivar en un oscuro relato, donde el fantasma del gobierno saliente sigue estando presente en los tiempos de democracia. Un análisis sobre las piezas sociales, del carácter de la entidades, de la ceguera de la sociedad y el peligro que existe cuando se intenta negar la verdad.

Dividida en diferentes momentos de la estadía de este científico, la puesta en escena de Virginia Lombardo transmite una doble sensación al espectador: en primer lugar, la elección de luces frías y un fondo blanco consigue dar un fidedigno clima gélido y distante entre los personajes. A pesar de acudir a estereotipos sociales, de que al principio se genera una sensación de camaradería entre los protagonistas, se comienza a tejer una tensión general cuando avanza el contraste de personalidad del general y el científico.

El fantasma de la Guerra de Malvinas, y la advertencia de que continúe un régimen autoritario a través de estos cuatro personajes, consigue una sutil crítica a la ceguera de la sociedad post regreso de la democracia.

Sin embargo, a pesar de la densidad que se va desarrollando en medio de situaciones ridículas, el mensaje es optimista. Siempre hay alguien capaz de abrir los ojos y luchar contras la últimas consecuencias para que el pueblo conozco la verdad.

Metáfora de tiempos truculentos, Continente Viril desnuda la misoginia de una argentina dominada por hombres repugnantes hasta la caricatura. Los cuatro intérpretes sólidos, carismáticos, divertidos y al mismo tiempo, oscuros, apoyan esta obra inteligente que dice mucho sobre nuestros “modelos” sociales.

Es difícil hacer humor, y más si se trata de generar una comedia, a partir de la etapa más oscura de la Historia Nacional. Acobino lo consigue nuevamente. Una obra transgresora, desde un punto de vista subyacente, violenta, que permite múltiples lecturas.

Y de repente, cuando salimos de la sala ya no parece una simple comedia. Sino una mirada de una etapa de transición, llena de claroscuros y confusiones, pero que necesita mostrarse, aunque sea, en un tono irónico.

Teatro: Belisario – Corrientes 1624

Funciones:  Viernes 21 Hs

Entradas: $70

alt

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS