A Sala Llena

Editorial | Octubre 2022

Hace un tiempo circulaba por las redes sociales un video en el cual John Williams hacía arreglos en el coro que grabó junto a la Sinfónica de Londres la canción Duel of the Fates (link acá), tema central de Star Wars: Episodio I – La amenaza fantasma. Corría el año 1999 y explotaban las ventas de dvds pero Williams se preocupaba por los pequeños detalles: que los tenores, los barítonos y los bajos suenen con exactitud, con precisión de relojería. El compositor de casi todas las películas de Spielberg pretendía un sonido urgente y envolvente –cantado en sánscrito– para que los espectadores vivieran una experiencia única y perdurable en una sala de cine. Cualquiera que recuerde esa lucha con sables láser lo hará sabiendo que la vivió al palo, sentado en la punta de la butaca y con las voces del coro reverberando una y otra vez en nuestros oídos. Esa es la perdurabilidad que buscaron Lucas y Williams, independientemente de los millones de dvds que hayan vendido a posteriori.

Un poco después apareció una nota a Tom Cruise en el rol de productor ejecutivo de sus películas hablando sobre los estrenos de Top Gun: Maverick y de Mission: Impossible – Dead Reckoning Part One. El periodista que lo entrevistaba le preguntó por qué no se había estrenado Maverick en streaming, ya que la película estaba lista en 2020 y la pandemia imposibilitó su estreno: “porque las películas se estrenan en el cine”, respondió el bueno de Tom. También mencionó que desechó propuestas para llevar la saga de Mission: Impossible a las plataformas aduciendo la misma respuesta.

Perdurabilidad, esa búsqueda constante de tipos como Tom Cruise y John Williams. Que el espectador viva algo único e inolvidable, sostener esa comunión con las películas dentro de una sala de cine y reconocerla como un lugar bigger than life. Pero los tiempos cambiaron y las plataformas de streaming quieren controlar los estrenos y eliminar esa comunión entre el espectador y el cine. El caso emblemático que estamos viviendo en estos momentos es el de Argentina, 1985.

La película protagonizada por Ricardo Darin que narra el juicio a las juntas militares en los ochenta tenía el potencial para ser el tanque argentino más importante en los últimos 10 años ya que contaba con el gran actor de cine de nuestro tiempo y un tema que siempre merodea el corazón político de nuestro país. Los productores decidieron venderle la película a Amazon y aceptar las condiciones de dicha compañía, otorgando una ventana para su exhibición exclusivamente en cines antes de liberar el estreno en la plataforma. Desde el caso de El Irlandés, la última película de Scorsese, sabemos que las grandes cadenas no aceptan esas ventanas cortas –casi extorsivas– y con razón deciden no programar las películas. Por lo tanto Argentina, 1985 no está programada en las salas que representan el 80% del market share del mercado, los productores abdicaron y resignaron la posibilidad de quizás romper la barrera de las tres millones de entradas vendidas.

No nos molesta que los productores hayan hecho un arreglo con Amazon –evidentemente no hay en Argentina productores del mainstream que busquen la perdurabilidad como Tom Cruise– pero sí repudiamos el doble standard: sabían muy bien que no serían programados en las grandes cadenas, y aún así  hablan de“boicot” a través de periodistas cooptados. No existe tal boicot y las reglas son claras. Desde este espacio sostenemos la decisión de las cadenas; el cine se estrena en las salas sin ningún condicionamiento. Lamentamos que los productores de Argentina, 1985 apuesten al público que pone pausa cada 20 minutos para comer un yogurt o tomar un vaso de Coca Cola.

Ya entrando en las novedades de A Sala Llena de este mes, estamos en New York cubriendo nuevamente el festival. El NYFF es un festival atípico, no es competitivo y funciona más como una muestra que contiene lo mejor de los festivales que tuvieron lugar en el año, más estrenos mundiales de varios films hechos en NY. Allí se verá la película que ganó en Berlin (Alcarràs), Cannes (Triangle of Sadness) y Venecia (All the Beauty and the Blooshed).

 

Fotograma de Argentina, 1985 (Santiago Mitre, 2022) protagonizada por Ricardo Darín y Peter Lanzani.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS