A Sala Llena

El Bosque Siniestro (The Forest)

(Estados Unidos, 2016)

Dirección: Jason Zada. Guión: Nick Antosca, Sarah Cornwell y Ben Ketai. Elenco: Natalie Dormer, Taylor Kinney, Eoin Macken, Stephanie Vogt, Yûho Yamashita, Noriko Sakura, Yukiyoshi Ozawa, Rina Takasaki, Terry Diab. Producción: David S. Goyer, David Linde y Tory Metzger. Distribuidora: Diamond Films. Duración: 93 minutos.

El Bosque Siniestro pone como eje central para la construcción de sus personajes principales (las siamesas Sara y Jess Price, interpretadas por la bella Natalie Dormer) la idea de cómo la vivencia de una experiencia traumática en la infancia puede determinar la vida adulta de las personas. En este caso las siamesas de niñas están presentes en la casa cuando sucede la violenta muerte de sus padres. Mientras Sara no registra la escena visualmente, Jess ve atentamente el cuerpo de sus padres fallecidos. Toda esta secuencia es mostrada por el realizador Jason Zada utilizando el montaje paralelo de los distintos tiempos narrativos alternando con la actualidad, donde Sara va en busca de su hermana a Japón cuando la policía la reporta como perdida.

El recurso de la secuencia de la infancia construye el espesor de los personajes: Sara, la que no vio la tragedia, lleva una vida burguesa acomodada, usa vestimenta elegante y es la responsable de la familia. Jess en cambio tuvo intentos de suicido (regresando al modo que murieron los padres) y lleva una vida más errática. Ella era profesora de inglés en Japón y se la vio desaparecer en el Bosque de Aokigahara, un lugar que utilizan los lugareños para suicidarse.

El valor simbólico de la conexión entre siamesas hace que Sara cruce todo el mundo para buscar a su hermana, la sensación de que Jess no había muerto siempre estuvo latente y debía buscarla: ahí es donde el bosque empieza a jugar como espacio cinematográfico, un bosque con la pulsión de los fantasmas del cine asiático de terror, pero que Zada no utiliza con convicción. El bosque como lugar asfixiante, claustrofóbico, nunca llega a ser tal porque el director no consigue que el mito del bosque suicida sea creíble. Las apariciones espectrales, básicas en el género, no tienen timing cinético ni anclaje en el mito; Aiden (Taylor Kinney), un periodista australiano que acompaña a Sara en la búsqueda para escribir un artículo, nunca consigue forjar una química con ella (su personaje está mal estructurado y no se entiende su verdadera motivación).

La idea sacrificial de Sara de arriesgar la vida por su hermana tiene el peso de la culpa de no haber sido ella la que vio la experiencia violenta en la niñez y el peso de llevar una vida acomodada, eso lo vemos desde el guion, pero Zada no sabe darle peso cinematográfico a este nudo narrativo; y solo vemos fantasmas que asustan poco, imágenes repetidas de una carpa en una noche y un sinfín de clichés que utilizan estas películas con escaso valor cinematográfico.

calificacion_2

Por Carlos Rey

 

El Bosque Siniestro (The Forest, 2016) llega para demostrarnos que en el género horror hay esperanza incluso en ese caldo desabrido que conforman las producciones del conservador terror ATP impuesto por la industria en los últimos años. Claro que en Los Huéspedes (The Visit, 2015), la genialidad de Shyamalan del año pasado, ya había un jaque a los preceptos moralistas de la MPAA, conseguido en parte por la utilización de un niño como protagonista, y por darle a la comedia una buena porción de la narración. Pero The Forest no tiene ninguno de esos guiños que podrían hacer recular a los censores encubiertos; de hecho, es bastante oscura para ser una película con la calificación estadounidense del PG-13.

La densidad está presente desde su aparente tema principal: un trauma infantil que puede terminar en suicidio; aunque su verdadero tema es la reconstrucción y aceptación de un recuerdo reprimido para evitar una patología destructiva. Sara y Jess (Natalie Dormer) son gemelas, de niñas presenciaron la muerte de sus padres, con la diferencia de que Sara se tapó los ojos, mientras que Jess observó todo. Aplicando lo que en primera instancia parece psicologismo berretón, el guión nos presenta a las chicas ya grandes como dos hermanas con personalidades opuestas: Sara (la que supuestamente sufrió menos) es la de la vida ordenada por los valores tradicionales, y Jess un tiro al aire que se pierde en el mítico bosque japonés Aokigahara, donde Sara la irá a buscar para salvarla del suicidio.

Si el primer acto de The Forest puede parecer una novelita sin luces por culpa de los diálogos vacíos, los feos clichés psicologistas, el brillo digital y las sobreexplicaciones, en los siguientes se desarrolla el verdadero conflicto, el que se desata con la locura de Sara. Si bien desde el inicio la película nos presenta a las dos hermanas, luego sólo sigue a una, a Sara; mientras que a Jess, la perdida (en el bosque pero también en la vida, según el discurso conservador de la película), sólo la vemos en flashbacks. Entonces lo que vemos de Jess son siempre recuerdos de Sara, nunca hay un plano en el tiempo presente (real) de la película. A su vez, esos mismos flashbacks van mutando a medida que avanza la narración: Sara va recordando cada vez más la negada muerte de sus padres a medida que se adentra en ese bosque siniestro símbolo de su inconsciente.

Las decisiones cuasi absurdas y lineales del inicio de la película adquieren en el bosque otra densidad; The Forest adorna con fantasmas y sobresaltos de manual una historia más compleja que la que muestra, y lo interesante es que los adornos -junto con la violencia que desata el viaje introspectivo de Sara- logran llevar por un mismo carril a la trama y al subtexto de autodescubrimiento y superación de una experiencia traumática. Por desgracia la riqueza de tanta simbología se diluye con las decisiones obvias del guión: ¿era necesario que el bosque sea “el bosque de los suicidios”? Es una remarcación incluso más burda que la representación de las gemelas (una de blanco y una de negro, por ejemplo); ese espacio de alienación lo podría haber representado cualquier bosque (de hecho, se filmó en uno de Serbia), aunque -claro- se perdería el background de los fantasmas orientales. El Bosque Siniestro funciona como una entretenida reversión del doppelganger, sin mucho diálogo en su segunda (y mejor) mitad, y nos regala una violenta representación de un viaje introspectivo tan oscuro como necesario.

calificacion_3

Por Ernesto Gerez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS