A Sala Llena

Escobar: Paraíso Perdido (Escobar: Paradise Lost)

(Francia/ España/ Bélgica/ Panamá, 2014)

Dirección: Andrea Di Stefano. Guión: Andrea Di Stefano y Francesca Marciano. Elenco: Josh Hutcherson, Benicio Del Toro, Brady Corbet, Claudia Traisac, Ana Girardot, Carlos Bardem, Laura Londoño. Producción: Dimitri Rassam. Distribuidora: Alfa Films. Duración: 120 minutos.

Teleologías latinoamericanas.

Latinoamérica es una región extraña para la racionalidad y la ética protestante que definió Max Weber. Estados Unidos pretende controlar esta región económica y culturalmente mientras que Europa se lanza fascinada a su encuentro de una forma extática. La ideología de la opulencia europea no puede comprender este terreno repleto de imaginación y realismo mágico. Necesitan intérpretes, como Jorge Luis Borges, Cortázar o Gabriel García Márquez. De esta manera, la dialéctica entre la táctica y la estrategia que tiene lugar en el primer mundo llega a América Latina transfigurada en una reyerta picaresca constante y en escaramuzas fantásticas que escapan a toda comprensión racional de la guerra.

La ópera prima del galardonado actor Andrea Di Stefano como director equivoca el camino desde el titulo. En lugar de contar la increíble historia de Pablo Escobar, el director y guionista no cesa de preguntarse por la dualidad entre la violencia y el cariño familiar buscando una tensión que nunca logra crear. La imposibilidad de comprender a Escobar lleva a Di Stefano a implantar en la trama a un personaje anodino y estereotipado alrededor del mítico colombiano.

Excluyendo extrañamente toda relación entre las guerrillas y los grupos paramilitares de Colombia, la historia se centra en un grupo de hippies canadienses que se mudan a una hermosa playa virgen cerca de Medellín para establecerse, vender comida, bebidas, practicar surf y vivir en un supuesto oasis natural. Uno de los jóvenes, Nick (Josh Hutcherson), se enamora de María (Claudia Traisac), la sobrina de Pablo Escobar (Benicio Del Toro), y a través de la extrovertida joven que se dedica a la ayuda social, el joven canadiense entra en la familia Escobar y emprende su calvario.

La historia de amor se formaliza mientras la carrera política de Escobar crece debido a la popularidad de sus obras públicas y la asistencia social, pero tras una investigación y posterior denuncia del Ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla del gobierno del presidente Belisario Betancourt sobre su vinculación con el narcotráfico, Escobar y su red de sicarios comienzan una guerra contra el Estado que fue denominada en su momento narcoterrorismo por la prensa colombiana y norteamericana. A partir de los acontecimientos reales de esta guerra y la entrega voluntaria de “El Patrón” a las autoridades en 1991, el guión sigue a Nick en su comprensión gradual de las implicancias delictivas de su asociación filial, las cuales a su vez lo conducen a participar de forma absurda del plan de ocultamiento de la fortuna de Escobar alrededor del país.

Ni la gran actuación de Del Toro ni la agilidad de la trama logran ocultar la falta de rumbo de la película y aún peor, de la respuesta ideológica cargada de un romanticismo a la inversa que coloca a Escobar como un monstruo y un asesino en lugar de indagar en la complejidad de su carácter ambicioso que supo construir un imperio a través de su falta de escrúpulos y su habilidad para los negocios y las alianzas. Escobar: Paraíso Perdido es de esta manera la visión de Europa sobre la política y los negocios en Latinoamérica, o sea, un conjunto de malentendidos y pruritos de clase media ante la violencia en medio de acontecimientos realmente interesantes como contexto.

calificacion_2

Por Martín Chiavarino

 

La propuesta de Andrea Di Stefano, un actor italiano devenido en director debutante, se vale de altas dosis de ficción telenovelesca para retratar la historia de Pablo Escobar; algo que no alcanza a concretarse, ya que el director -como si el protagonista que tiene no fuese suficiente para sostener un relato- decide crear otro personaje que adquiere el status de eje central de la película. Entonces, ¿por qué hacer una película que se titule Escobar: Paraíso Perdido, pero que no pretende relatar la famosa historia del jefe del Cartel de Medellín? Lo cierto es que esta ópera prima no lo tendrá al narcotraficante como figura central sino que seguirá las peripecias de Nick (un surfista canadiense), por más que la presencia de Benicio Del Toro como Escobar sobrevuele la trama como un cuervo a un cadáver descomponiéndose.

Si el Escobar de Del Toro no genera el magnetismo que sí despertaron personajes como los Buenos Muchachos de Scorsese, Tony Montana o Don Vito Corleone, por nombrar algunos ecos que hay detrás de esta ópera prima y que Di Stefano intenta emular sin éxito, es porque el director no tiene idea de cómo explotarlo. Porque la única fuerza que mueve la película es Benicio Del Toro, como si quisiera cargársela en su espalda XL con su mera presencia en pantalla. Un personaje que es, ante todo, presencia física: desde la primera escena su cuerpo lo tapa todo, como el de una bestia contenida cuya furia está a punto de ser desatada. Y como si del mismo Hulk se tratara, cuando Del Toro mira, parece transformarse en un monstruo. Pero este es un monstruo que Di Stefano no entiende; que le queda grande, porque es uno de esos personajes “bigger than life” que se imponen ante la película por más que intenten reducirlos. El director no sabe cómo reflejar su carisma, la complejidad de su encanto ni su mirada sobre el mundo. Y sin comprender demasiado en qué se metió, comienza a rellenar todo espacio que rodea a su personaje hasta ahogarlo en un culebrón con alteraciones temporales, flashbacks innecesarios y personajes que no encuentran su lugar dentro de esta historia, porque no pertenecen a su universo sino que lo habitan de manera forzada. De hecho, Nick jamás se convierte en un hombre de confianza para Escobar; y como él, nosotros parecemos estar por fuera de ese círculo íntimo del personaje al que nunca accedemos.

Di Stefano alcanza a mostrar apenas trazos superficiales de algunas de las excentricidades del zar de la cocaína, como tener un elefante en su hacienda o el auto en el que asesinaron a Bonnie y Clyde, y por momentos logra cierto nivel de tensión, aunque nunca llega a crear suspenso ni a profundizar en ningún aspecto del personaje. De la misma manera, tampoco construye la relación amorosa entre Nick y la sobrina de Escobar, ni entre Nick y su hermano, o entre Escobar y su familia, ni analiza su trabajo, los datos históricos y ni hablar de lo que representó su figura para la sociedad colombiana. Eso no parece interesarle demasiado al realizador, pero tampoco sabemos qué es lo que le interesa de Pablo Escobar o a dónde quiere llegar.

El caso de Escobar: Paraíso Perdido es de esos en los que un personaje con mucho potencial es desperdiciado y lo que podría haber sido una gran biopic sobre el narcotraficante colombiano, termina siendo una telenovela o a lo sumo un mediocre telefilm que cuenta una historia mucho menos interesante que la que tenía entre manos.

calificacion_2

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →