A Sala Llena

Hermanos de Sangre

Hermanos de Sangre (Argentina, 2013)

Dirección: Daniel de la Vega. Guión: Nicanor Loreti, Martín Blousson, Germán Val. Producción: Daniel de la Vega, Fernando Regalano. Elenco: Alejandro Parrilla, Sergio Boris, Jimena Anganuzzi, Carlos Perciavalle, Coqui Sarli, Luis Aranosky, Natalia D’Alena,  Juan Palomino. Distribuidora: Primer Plano. Duración: 83 minutos.

El cine argentino tiene una importante tradición en lo que se refiere a comedias. Pero la gran mayoría, incluso las más satíricas, están orientadas a todo público, de manera que hasta los chicos puedan disfrutarlas. Estaba faltando salvajismo y audacia, como en algunos exponentes españoles, y es imposible no nombrar a Álex de la Iglesia a la hora de mencionar un estandarte. Eso cambió hace unos años, cuando las producciones nacionales de género independientes comenzaron a apostar por un combo violento y humorístico. Diablo, de Nicanor Loreti, y con apoyo del INCAA, es el mejor y más reciente ejemplo.

Ahora, el mismo equipo de aquel divertido film sube la apuesta y nos trae Hermanos de Sangre.

Matías (Alejandro Parrilla) no tiene suerte. Es obeso, en el trabajo le pagan poco y mal, su tía y su ex novia lo torturan psicológicamente todos los días, y la mujer a la que ama apenas lo ve como un amigo. Todo da un giro cuando aparece Nicolás (Sergio Boris), un otrora compañero de coro que promete ayudarlo y protegerlo. ¿A qué punto? No duda en torturar y asesinar a quienes molestan al pobre Matías.

Esta atípica fábula sobre la amistad es aún más extrema, sangrienta e impredecible que Diablo, y el estupendo guión está muy bien complementado por el trabajo de Daniel de la Vega. El director venía de hacer cortos y largometrajes de terror para el mercado extranjero (Jennifer’s Shadows, co-dirigido con Pablo Parés, con actuación de Faye Dunaway; La Muerte Conoce tu Nombre). Aquellos films tenían un estilo serio y perturbador, pero aquí De la Vega demuestra que también tiene mano para los elementos cómicos, siempre con un impresionante sentido cinematográfico. Las secuencias de tensión, las escaladas de violencia

Alejandro Parrilla (protagonista de El Hada Buena: Una Fábula Peronista) y Sergio Boris parecen haber nacido para los papeles de Matías y Nicolás, respectivamente, y la química entre ambos es perfecta. Más allá de lo estrambótico de la historia, la actuación realista de cada uno contribuye a la verosimilitud de la película. El resto del elenco no desentona. Jimena Anganuzzi interpreta a una misteriosa compañera de Nicolás. Coqui Sarli aporta sensualidad y resulta imposible dejar de desearla. Carlos Perciavale se roba sus escenas como la detestable tía de Matías, y hasta forma parte de la escena de la película, que también es una de las más terribles y desopilantes del cine argentino. Además de Boris, y en papeles secundarios, también dicen presente dos pesos pesados de Diablo: Luis Aranosky y el enorme Juan Palomino como un antipático policía.

Hermanos de Sangre (ganadora del premio a la Mejor Película Argentina en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata 2012) vuelve a demostrar que las películas argentinas de género, hecho con garra y talento, viene siendo demoledoras. Loreti, De la Vega y compañía están planeando nuevos proyectos. Veremos con qué nos sorprenden en unos meses.


[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

Tu forma de ver el mundo

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS