A Sala Llena

La Importancia de Llamarse Ernesto

La Importancia de Llamarse Ernesto

Dirección: Hugo Alvarez. Traducción / Versión: Graciela Castellanos y Hugo Alvarez basada en la obra de Oscar Wilde. Música: Julio Escalice. Escenografía: Edgardo López Alvarellos. Iluminación: Daniel Bustamante. Vestuario: Claudio Pérez. Coreografía: Karina Kogan. Maquillaje / Peinados: Gabry Romero. Producción: Carina Solari. Elenco: Gustavo Pardi, Enrique Papatino, Marta Paccamici, Josefina Vitón, Graciela Clusó, Dolores Sierra, Paula Colombo, Judith Buchalter, Hugo Alvarez, Julio Tortosa. Prensa: Simkin y Franco.

Ese Oscuro Objeto del Deseo

Oscar Wilde siempre fue un agudo crítico de la sociedad victoriana. Su ironía y cinismo, provocaban la irritación de la burguesía y las clases altas inglesas. Cuando se hizo pública, su vida sexual, fue condenado a prisión. Pero por suerte, su obra sigue perdurando en el tiempo, y hoy en día su ácida visión parece estar más presente que nunca.

La fiel adaptación de Alvarez que se presenta en el reinaugurado Teatro Corrientes Azul, nos muestra un espectro de personajes tan encantadores como hipócritas, que nos resultan tan atractivos como repulsivo. Sin perder la elegancia, y tratando de adaptar al máximo el dificultoso doble lenguaje que Wilde propone en esta obra (vale aclarar que el título mismo en inglés tiene doble sentido, ya que no es Ernest, Earnest, o sea, “serio”, dando pie a un juego de confusiones idiomáticas. Por suerte Alvarez, aclara esto en el programa).

La historia es básicamente esta. Tenemos a dos amigos de las clases más sofisticadas de la sociedad: Algernón (Pardi) y Jack (Papatino). Ambos llevan una doble vida, por un lado en la ciudad y por otro en el campo. El primero es un playboy incurable, el segundo trabaja como tutor de una joven campesina. Al mismo, tiempo Jack, está enamorado de la prima de Algernón, Gwendolin, y este quiere que Jack le presente a Cecily, su pupila. Pero la aristocrática tía de Algernón (Paccamici) no permite la unión entre Jack y Gwendolin. Los enredos comienzan cuando Jack le confiesa a su amigo que en la ciudad se hace llamar Ernest, porque es un nombre que le gusta mucho a las damas. A su vez, Algernón, siempre cuenta historias acerca de Bunbury, un amigo suyo inventado, al que le echa la culpa de su “mal comportamiento”. Los personajes se mudan al campo, en donde se suceden una serie de enredos de nombres, identidades y confusiones amorosas que construyen una agradable comedia con una sutil crítica a los valores morales de la sociedad conservadora.

La puesta de Alvarez reluce en originalidad. Más allá de ser exactamente fiel al texto y no argentinizarlo, es más, aprovechando el tono elocuente, elegante e incluso incorporando el español antiguo, hay varios elementos que llaman la atención, y que sin duda, benefician a la puesta.

En principio un juego de identidades. Los personajes con doble identidad están interpretados por los mismos actores (o sea Pardi y Papatino), pero los femeninos (Gwedelin y Cecily), los más “honestos” tienen a dos actrices cada una. Ambas (o las cuatro mejor dicho) se suceden aparentemente por azar (como pasaba en la última película de Buñuel, Ese Oscuro Objeto del Deseo).

Los juegos de espejos están bien construidos a lo largo de 95 minutos que se pasan rápidamente, gracias a la agilidad, dinámica, inteligencia de los diálogos, y la gracia de un elenco soberbio, con una magnífica química grupal.

Sorprende el austero pero funcional diseño escenográfico, así como el meticuloso vestuario. También, se destacan inclusiones coreográficas que le agregan encanto y elegancia a la obra.

Divertida, inteligente, cínica y crítica, esta versión de La Importancia de Llamarse Ernesto, con una buen despliegue de producción para ser una obra under, merece ser vista y le hace justicia a la memoria del gran Oscar Wilde.

Teatro: Corrientes Azul – Corrientes 5965 . Cap. Fed.

Reservas: 4854-1048

Funciones: Viernes y Sábados 21 Hs.

Entrada: Desde $50

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...