A Sala Llena

Las Crónicas de Frankenstein: Desde el Infierno

Cuando Mary Shelley vio publicada su novela Frankenstein o el Moderno Prometeo, en 1818, ¿habrá imaginado el alcance de su obra? El cine en particular le dio vida más de una vez al monstruo y al verdadero portador del apellido: el Barón Víctor Frankenstein, el responsable de crearlo mediante energía eléctrica. Los films de la Universal y los de la Hammer son lo más conocidos, pero la historia tuvo infinidad de versiones. No sorprende que la premisa conserve interés: temáticas como la creación de vida artificial y el costado más oscuro de la ciencia no perdieron ni un gramo de actualidad.

Frankenstein también incursionó en la televisión, generalmente gracias a telefilms. El Barón tuvo un rol destacado en Penny Dreadful. Pero la producción británica Las Crónicas de Frankenstein, serie original del canal A&E, promete un enfoque distinto.

Ambientada en 1827, sigue las andanzas del atormentado detective John Marlott (Sean Bean). Tras una misión fallida, descubre el cadáver de una joven… que resulta ser un cuerpo compuesto por parte de ocho jóvenes distintas muertas en distintos momentos, cosidos de manera meticulosa. Las directivas de no revelar nada sobre el caso vienen acompañados por una teoría de que el culpable es un brujo o un ladrón de cadáveres que pretende ejercer la medicina por vía ilegal. John deberá encontrar al responsable, y en su investigación se irá topando con revelaciones cada vez más escabrosas. Sobre todo, porque sabe que estas aberraciones pueden levantarse.

El estilo de thriller policial remite a Desde el Infierno, adaptación de la novela gráfica de Alan Moore y Eddie Campbell acerca de los asesinatos de Jack El Destripador. Como en el film, la investigación involucra manejos extraños por el lado de las altas esferas, y a la par hace referencia a cuestiones políticas y sociales de la época, sin ignorar los elementos oníricos y macabros.

Sean Bean es quien se carga la serie al hombro, en base a un trabajo que permite su lucimiento actoral. Además de lo terrible de la misión, debe lidiar con traumas familiares. Bean suele ser considerado un spoiler viviente, ya que sus personajes casi siempre mueren, incluso si se trata de uno más heróico, como Ned Stark en Game of Thrones. La confirmación de una segunda temporada permite saber que esta será una de las pocas veces que seguirá vivo… a no ser que cambien de protagonista.

Con un ritmo firme, un clima inquietante y una acertada recreación de época, más la participación de personas reales de ese período (Charles Dickens, Williams Blake, la mismísima Shelley), Las Crónicas de Frankenstein tiene con qué para convertirse en un programa de culto, en especial si se es devoto de la mítica historia.

Matías Orta

[email protected] | @matiasorta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Argentina, 1985

LEER MÁS →

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →