A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Mis Sucios 3 Tonos

(Argentina, 2012)

Dirección y Guión: Juan Manuel Brignole. Elenco: Joaquín Ayala, Florencia Bobadilla, Juan Mendoza, Luciano Vega, Héctor Monzón, Liv Abner, Agustín Ávalos, Adrián Vega. Producción: Jimena Serret Iriart. Distribuidora: Independiente. Duración: 70 minutos.

Amistad. Rock. Amor. Elementos fundamentales en el mundo real y también en el cine. Los ejemplos son innumerables, y hay exponentes en cada parte del mundo y en cada época, lo que habla de la universalidad y atemporalidad de esos conceptos. Dentro de este subgénero se ubica Mis Sucios 3 Tonos.

Un grupo de adolescentes de Posadas, Misiones, tiene un objetivo en mente: viajar a la ciudad de Encarnación, en Paraguay, para asistir a un concierto de Fun People, banda emblemática de la escena hardcore latinoamericana. En el transcurso del recorrido, nos topamos con mucho de lo que puede esperarse de jóvenes que están haciendo descubrimientos: anécdotas (sobre todo, relacionadas con chicas), videos porno piratas, risas, sexo, peleas… pero, sobre todo, un sentido de la unión como pocas veces se da en otras etapas de la vida.

Fun People también podría haber sido otra banda (siempre de punk rock, seguramente), ya que es una excusa para adentrarse en la intimidad de estos fanáticos: sus vivencias, sus preocupaciones, sus pasiones. Para imprimirle realismo a la película, el director Juan Manuel Brignole (también nativo de Misiones) recurre a actores no profesionales y a una cámara que los sigue a todas partes, como si se tratara de un personaje más, logrando una sensación similar a la de los documentales.

La temática la emparienta con otros films de admiradores devotos que van a ver a sus bandas favoritas, en la que ellos son el verdadero foco: Quiero Tener tu Mano, divertida ópera prima de Robert Zemeckis, sobre cómo impactó la mítica aparición de Los Beatles en El Show de Ed Sullivan, y el bastante menos recordado Detroit Rock City, en que los protagonistas mueren por Kiss. De todas maneras, el trabajo de Brignole se distancia de esos exponentes y de otros similares, y conserva una identidad y un ritmo propios.

El carácter de aventura de ir al recital es interesante, aunque, en determinado momento, parecen estancarse en el mismo lugar, provocando que la acción no progrese demasiado. Sin embargo, el último tramo recupera vuelo y da lugar a los momentos más cruciales. Con sus aciertos y sus fallas, Mis Sucios 3 Tonos es un viaje en donde el objetivo principal es anecdótico: no importa llegar a la meta sino la experiencia que uno gana en el trayecto, y más si se está acompañado por amigos.

calificacion_3

Por Matías Orta

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

La conversión

LEER MÁS →

Repulsión

LEER MÁS →

Mar.IA

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS

Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter