A Sala Llena

Nocturno

 

Nocturno

Dirección, Dramaturgia, Puesta en Escena y Producción General: Paula Sánchez. Escenografía: Guadalupe Lombardozzi. Vestuario: Alma Britti Ceballos. Producción Ejecutiva: Romina Pomponio. Músicos: Catalina Bernabel, Marcela Luna. Elenco: Marcela Figini, María José Colonna, Damián García. Prensa: Ayni Comunicación. 

Sin trompos ni ciudades desmoronadas

Curiosa es la mente humana. Meterse en el mundo de los sueños sigue siendo a principios del siglo XX, a cien años de las interpretaciones freudianas, uno de los grandes interrogantes del hombre. Ya sea a través del psicoanálisis, la pintura o de la ciencia ficción, tratamos de comprender ese inmenso mundo, donde el recuerdo, la fantasía y los deseos convergen.

En Nocturno de Paula Sánchez, Julio, un actor demasiado serio contrata a Pepa, una actriz un poco desaforada para que ambos se metan en los sueños de Elena y convencerla de que “no se vaya”.

Lo que empieza siendo una extraña comedia acerca de dos actores con intenciones y personalidades opuestas, que confrontan debido a la seriedad con la que encaran el proyecto, termina derivando a un montaje lúdico onírico, donde uno no puede descifrar instantáneamente lo que está sucediendo.

El teatro minimalista permite jugar con la imaginación y lo surreal de forma mucho más libre que el cine. Por lo tanto, Sánchez se toma enormes libertades para meter al espectador en este mundo. La dramaturga explora la metáfora acerca del rol que juega el teatro como método psiquiátrico, de reconstrucción de recuerdos y sueños.

La idea es simpática y la puesta en escena, aún en su minimalismo, resulta atractiva por lo misteriosa que termina siendo, intrigante y sorprendente. La utilización de telas, los colores del vestuario, la incorporación de la danza y la poesía en los monólogos de Elena aportan delicadeza al relato.

El problema surge un poco al final, cuando el relato se vuelve demasiado explicativo y un poco obvio. La resolución no termina de ser convincente. Sánchez decide resolver los conflictos de maneras demasiado concretas que hacen perder el misterio inicial.

Aún así es una obra que despierta interés gracias a la puesta en escena original, el excelente acompañamiento musical de Bernabel y Luna, y las sólidas interpretaciones de Figini, Colonna y García.

Es extraña la mente humana. Mientras veía la obra no podía dejar de asociar la idea con otra cosa que había visto en el pasado. Mis recuerdos cinéfilos no me dejan tranquilos y pude hacer la asociación. Es grato encontrar, que en nuestro teatro, una misma idea se puede representar con economía de recursos, dándole prioridad al texto y los personajes, y no, siendo grotescamente pomposo. A veces, menos, es más.

Teatro: La Mueca – Córdoba 5300

Funciones: Domingos 21 hs

Entrada: $45

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →