A Sala Llena

Richard Coleman, Ensayos Abiertos en Ultra

Miércoles 13 de Julio

Asistir a un ensayo presupone la idea de ser parte de un proceso creativo, de prueba, experimentación. Ser testigo de una búsqueda muy rica, a veces quizá tediosa o agotadora, en este caso, maravillosa, en donde el resultado (canción) no está del todo definido, terminado ni perfecto. A diferencia de un show en donde se espera que todo encaje per-fec-to, un ensayo es un mimo para el seguidor de un músico, una puerta abierta a formar parte de ese mundo del cual, en general, nunca somos parte. Un momento tan valioso y generalmente tan lejano para nosotros los mortales (que no somos músicos). Desde este punto de vista, los Ensayos Abiertos en Ultra generaron un espacio muy copado, íntimo, de complicidad y alegría.

No vengo del palo de la música; sí del arte, pero visual, donde todo este proceso de lo creativo suele ser mucho más solitario, aislado e individualista en general. En este caso la propuesta apuntaba, según el propio Richard, a compartir en este encuentro la adrenalina de tocar en público, donde muchas veces la energía generada da una respuesta a aquello que en un tema no termina de encajar, y que sale “redondo” en vivo.

Desde mi humilde lugar de espectadora y seguidora de Coleman, estos ensayos (el del miércoles 13 fue el 8vo de la banda) calmaron un poco mi ansiedad entre la llegada del disco solista, Siberia Country Club, y la presentación que promete ser recién “en unos meses”. Mucho tiempo pasó desde que oí por primera vez algo de este material en el ciclo de Poesía y Música en CCEBA en abril pasado. Es así que para mí fue un gran pero gran placer estar en esta apertura y disfrutar de las reiteraciones de estribillos, de detalles que sólo un ensayo puede brindar, “arranquemos de vuelta en el puente, donde empiezan los arpegios, lo quiero dejar vacío y ahí vos vas con…” Músicos en estado natural, felicidad pura.

Algunos de los temas que escuchamos fueron: “Jardines Líquidos”, “Normal”, “Memoria”, “Es Tres” (en co-autoría con Butrón) y el que, a mi parecer, promete ser un clásico, “Hamacándote”, con la participación de Ulises Butrón (¡qué lujo!) que estuvo como invitado desde este tema y hasta el final con “Bajando el Río”, una versión en castellano de Richard, del tema “Down By The River”, de Neil Young & Crazy Horse, del disco Everybody Knows, This Is Nowhere de 1969, el cual no formará parte del nuevo CD, pero que dio un muy buen cierre a una noche tan oscura y misteriosa como las letras casi poemas de Coleman.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS