A Sala Llena

Baarìa, las Puertas del Viento

 

Baarìa, las Puertas del Viento (Baarìa: la Porta del Vento, Francia, Italia, 2009)

Dirección: Giuseppe Tornatore. Guión: Peppuccio Tornatore. Música: Ennio Morricone. Elenco: Francesco Scianna, Margareth Madè, Raoul Bova, Angela Molina, Veronica Belucci. Distribuidora: Alfa. Duración: 150 minutos.

Italiani supertar…

La ciudad de Bagheria, dentro de Palermo, Sicilia, es donde nació Giuseppe Tornatore (54), director del film, quien vivió allí hasta sus 28 años de edad. Es por ello que, Baarìa, como se denomina a la ciudad en lunfardo, es donde este útlimo trabajo del director, con tinte autobiográfico tiene lugar.

Aquellas callecitas llenas de personajes agradables, rústicos, satirizados, mostrados como en otros films del director, buscando esta comicidad impuesta que liga acontecimientos del relato a partir de las actitudes de una sociedad reaccionaria.

De carácter epico (tres generaciones), Baarìa se centra principalmente en la vida de Peppino, un niño que supo captar desde su lugar, los acontecimientos característicos, comportamientos y actitudes de una sociedad en vigencia de una guerra mundial. El resurgimiento del partido socialista, las burlas al régimen del Ducce. Peppino encuentra en la vida su vocación en la política, tiene facilidad para arrastrar adeptos, tiene principios y éstos lo alejan de determinadas vivencias, conoce a Mannina, a quien sus padres quieren alejar de él.

Existen muchas cuestiones a tener en cuenta con éste nuevo film de Tornatore, considerando que es uno de los primeros donde aplica revivir escenas de la política italiana y mundial. No falta su constante costumbrismo a cuestiones sentimentales, alguna que otra referencia sexual, su nueva participación junto a Ennio Morricone, aunque dispar, y como destacaba previamente, la comicidad reinante.

Muchos temas abarcados, muchos personajes, muchas historias, un compendio que termina diluyéndose a medida que los extensos 150 minutos de duración corren.

Baarìa no es de lo mejor de Tornatore, podría entenderse como una conjunción entre su Cinema Paradiso (aunque bien lejos) y el Fabricante de Estrellas, algo así como lo que Tatí realizaba con su Sr.Hulot, a partir de un único personaje ir deambulando por todo un entorno, un pueblo, una ciudad, un país.

 

[email protected]

Amor de mis amores

 A menudo el cine de Giuseppe Tornatore me recuerda al cine de Leonardo Favio. Sus cosmovisiones, sus poéticas no me atrevería a decir que son diametralmente opuestas, pero si muy diferentes. Sin embargo, ambos son directores de la desmesura. Desmesura tanto para lo bueno como para lo malo. La sutileza no parece entrar en sus mundos barrocos.

 Baaría, es casi sin dudas, la apuesta más arriesgada de Tornatore: contar a través del devenir de una típica familia del sur de Italia, la historia política, cultural y social de un pueblo entero (y por ende del propio país) a lo largo de 50 años.

Son muchos los que ven en esta obra una autobiografía, y si bien creo que hay elementos autobiográficos, lo que abundan en los casi 150 minutos de duración, son citas cinematográficas y autoreferenciales. Ver Baaría es atravesar (y volver a disfrutar) los momentos más importantes de su filmografía. Y no sería extraño que en más de un momento, recordáramos La Meglio Gioventù de Marco Tullio Giordana o Competencia Desleal de Ettore Scola.

 La película recorre los amores, sueños, decepciones y altibajos de una pequeña comunidad de Palermo, desde 1930 a 1980, enmarcado en el período fascista. Además de la propia ciudad, los protagonistas del film son Cicco, su hijo Peppino y su nieto Pietro. El primero, es un humilde pastor, que no pierde ocasión para leer poemas épicos y novelas. El segundo, descubre desde temprana edad su afición por la política, y el más pequeño, prontamente se enamora del cine. Tres personajes entrañables traspasados por sus respectivas pasiones.

 La pareja protagónica son dos ignotos actores sicilianos: Francesco Scianna y Margaret Madé. Respetar la identidad cultural y lograr así, una mayor sensación de autenticidad era fundamental para Tornatore. De allí, la decisión de contratar para muchos de los personajes, a los mismos habitantes de Baaría, y mezclarlos con actores sicilianos. Sin embargo, las figuras de renombre no faltan para interpretar personajes secundarios o realizar pequeñas participaciones: Ángela Molina, Michele Placido, Luigi Lo Cascio, Lina Sastri y Monica Belucci, entre otros.

 Al comienzo decíamos que se trataba de una propuesta narrativamente hablando arriesgada, pero Baaría es además una producción ambiciosa. Con un costo de 25 millones de euros, tuvo una preproducción de 9 meses y 25 semanas de filmación. Además, contó con 210 personajes (63 actores profesionales y 147 no actores), 35.000 extras y 1.500 animales. Como si todo esto fuera poco para graficar el alcance de esta mega producción, vale aclarar que la ciudad entera fue reconstruida en Túnez, y llevó un año de preparación. 

 Creo que en Baaría nos encontramos con dos grandes logros de Giuseppe Tornatore: por un lado, su capacidad y talento para realizar los castings; especialmente a lo que refiere a la elección de los niños de sus películas. Construye personajes simpáticos, queribles y luminosos que necesitan de un rostro y de unos gestos que en pocos planos sepan trasmitir las más variadas emociones. Entonces ahí entra en juego el arte de Peppuccio, que con sus primeros planos a esos niños sabiamente elegidos, nos trasporta a una auténtica experiencia cinematográfica, donde las coordenadas espacio- temporales no tienen ya sentido.

Por otro lado, el segundo logro del director italiano en este film, radica en el humor y la alegría que le imprime a la historia y a sus protagonistas. Tornatore suele tener una mirada nostálgica y emocionada hacia el pasado, casi todas sus películas se sustentan en esa mirada. Aquí las risas, las travesuras y el buen humor- hasta en los momentos más dramáticos- traspasan toda la historia y hacen que nosotros podamos disfrutar del sentimentalismo tornatoreano sin culpas, ni agobios de ningún tipo.

 Baaría no es solamente el homenaje que el cineasta siciliano, hace a su pueblo y a la memoria de los suyos, sino un homenaje al cine mismo, para resaltar la contribución que este arte puede tener para con los hechos históricos.

Se me vienen a la mente muchísimas escenas para ejemplificar porque se trata de una película imperdible, pero prefiero dejar a quienes la vean el deleite de constatarlo o no. Aunque puedo asegurar, que ya sólo por el final- cuando hay un cruce entre los personajes y más que nada un cruce temporal y espacial, que resignifica y revitaliza la historia- vale la pena tenerla muy en cuenta.

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS