A Sala Llena

Después de La Tierra, según Tomás Maito

Ni la sombra de Shyamalan.

Si el año pasado, con el estreno de Prometeo de Ridley Scott, parecía que se abría una nueva esperanza para el cine fantástico y de ciencia ficción, M. Night Shyamalan no aporta ni un poco a la recuperación de uno de los géneros más ricos que dio la historia del cine. En Después de La Tierra – nuevo film del nacido en India – todo gira entorno al nulo y poco creíble impacto visual, como a los trillados exponentes narrativos. La nueva película de Shyamalan exhibe un universo futurista en dónde debido a una serie de grandes debacles, la raza humana abandona La Tierra y habita un planeta lejano. A todo esto, el general Cypher Raige (Will Smith) – mítico héroe por enfrentar con éxito a criaturas extraterrestres – encara una última misión a otro mundo junto a su tripulación y su joven hijo Kitai (Jaden Smith). La cuestión es que debido a una lluvia de meteoritos, desvían su destino y caen en La Tierra. Raige queda sumamente herido, en tanto que Kitai – el otro sobreviviente – será el encargado de salvar su vida y la de su padre.

El cine de Shyamalan se encuentra en una catastrófica caída y obras como La Dama del Agua y El Último Maestro del Aire ya no tienen el más mínimo rastro de sus destacadas realizaciones anteriores como El Protegido y La Aldea. Con Después de La Tierra, esta idea de su presente se acrecienta con un film narrativamente obvio y sin ningún tipo de sorpresa o el menor giro dramático interesante. La acción es escasa, los diálogos intrascendentes y las actuaciones obtusas y desganadas.

Al salir a su misión, Kitai se comunica con su padre a través de su moderno traje que le permite a Raige guiar a su hijo desde la averiada nave. La cuestión es que entre odiosas cámaras subjetivas, gran parte de la película tiene un deje a una aburrida videoconferencia que inculca una trillado pensamiento de lo moral que lo único que hace es desgastar cada vez más la película. Otro punto ideológico del film que realmente sorprende es que después de cientos de años, al volver la raza humana a La Tierra, no se produce ningún tipo de connotación en un plano cultural, ecológico ni de ningún tipo; pareciera que era lo mismo que los protagonistas aterricen ahí, en Marte o en cualquier otro planeta, ya que éste solo cumple la función de ser el lugar físico en dónde suceden los hechos, cuando se podría haber enmarcado el desarrollo de la historia a través de factores más interesantes y verosímiles al intento de idea que el film propone.

A pesar de no ser tan bochornosa como El Último Maestro del Aire, Después de La Tierra es una película para el olvido que no aporta nada bueno – y menos novedoso – al género de ciencia ficción. La película de Shyamalan resulta tan nula en el plano visual y por momentos ridícula en lo narrativo que hacen que este director sea cada vez menos creíble y que sus interesantes historias del pasado cada vez vayan quedando más atrás, tema que resulta preocupante debido a que – en su momento – supo hacer películas que valía la pena destacar.

calificacion_1

Por Tomás Maito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Elvis

LEER MÁS →

Mamma Roma

LEER MÁS →

El teléfono negro (The Black Phone)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS