A Sala Llena

Dos Pasos de Paz, Dos Pasos de Guerra

 

 

Dos Pasos de Paz, Dos Pasos de Guerra

Dirección: Ezequiel Molina. Autoría: Reynaldo Disla. Diseño de Luces: La Empresa Humana y Leo D’Aiuto. Escenografía: Adriana Ovelar. Diseño de Vestuario: Mariana Ron. Asistencia de Dirección: Ana Martinez. Elenco: Ezequiel Molina, Daniel Abecasis, Ercilia Agostinelli.

 

Bajo curiosas y casuales circunstancias pude asistir a la penúltima presentación de la obra. Debo disculparme que no pude escribir antes acerca de ella, porque se trata de una puesta por demás interesante que merecería tener mayor difusión, pero el circuito teatral independiente depende de estos factores y a veces, el tiempo no alcanza para ver, o incluso enterarse de todo lo que nos propone la cartelera porteña.

Dos Pasos de Paz propone un juego absurdo donde se mezclan géneros que a simple vista deberían estar enfrentados: romance – política y clown.

Con una puesta austera de objetos, pero donde cada elemento es fundamental para crear el ominoso clima que propone Ezequiel Molina se va conformando una triste historia de amor, donde el protagonista, debe elegir si llevar adelante una familia con la mujer que quiere y tanto le costó conseguir, o seguir luchando por sus ideales, enfrentarse al capitalismo o tener un hijo, pasar su vida prisionero de la “justicia” o de las “normas sociales”.

Este enfrentamiento, esta guerra entre el amor y los ideales tiene un fiscal, abogado y juez conformado por un payaso (Molina), que lejos está de ser una figura alegre para convertirse en la conciencia del protagonista.

Tomando en cuenta que Molina elige un método de actuación más cercano a la declamación del Teatro Griego, este “payaso” mediador del conflicto representa una suerte de coro.

Entre el grotesco, lo farsesco, el absurdo y una violencia soslayada, Dos Pasos de Paz, Dos Pasos de Guerra es una obra extrema, en la que no se entra fácilmente, pero que deja una mejor huella a medida que pasa el tiempo. No se trata de una obra fácil. Da pie a la discusión y a la reflexión. Ya sea por el tema literal al que se refiere o por la forma de representarlo.

Los contrastes entre lo lúdico, lo tierno y lo violento explotan en un final que rompe la reglas de los géneros, y donde se propone un armisticio. Puede ser que la moralina del desenlace no deje satisfecho a todos, pero como se lleva de manera dinámica y no apuesta a una resolución forzosa, este pacto de paz termine siendo necesario para que el espectador tome aire.

Las tres interpretaciones: Abecasis, Agostinelli y especialmente Molina son loables.

Esperemos que tenga una reposición escénica pronto.

El resultado final es una eficiente, intensa e irregular sátira y crítica a las clases sociales, la hipocresía de la sociedad y la influencia de los medios de comunicación.

 

Teatro: Garrick – Av. Avellaneda 1359 Cap. Fed.

Reservas: 3526 – 7439

Funciones: Terminó la temporada pero se va a reponer en el verano.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Nocebo

LEER MÁS →

Ruido de fondo (White Noise)

LEER MÁS →

Triangle of Sadness

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS