A Sala Llena

El Mural

El Mural (Argentina / México, 2010)

Dirección: Héctor Olivera. Guión: Héctor Olivera, con la colaboración de Javier Olivera y Antonio Armonía. Producción: Héctor Olivera. Elenco: Luis Machín, Carla Peterson, Ana Celentano, Bruno Bichir, Sergio Boris, Juan Palomino, Camilo Cuello Vitale, Rodrigo Noya y Mónica Galán. Distribuidora: Aries. Duración: 110 minutos.

La belleza del mural Ejercicio Plástico, creado por David Alfaro Siqueiros (interpretado por Bruno Bichir) con la ayuda de Lino Spilimbergo (Martín Salazar), Antonio Berni (Nahuel Cano) y Juan Carlos Castagnino (Javier Drolla) en el sótano de la mansión de Natalio Botana (Luis Machín) y todas las circunstancias que rodearon su realización, son el puntapié inicial de esta historia.

Ambientada en la Argentina de los años ’30, El Mural  relata el tiempo que pasó en nuestro país el extraordinario artista mexicano junto a su mujer, la bella y rebelde poetisa Blanca Luz Brum (Carla Peterson), cuando aquél fuera invitado por Victoria Ocampo a dar una serie de conferencias sobre arte en la Asociación que ella presidía. El muralista, quien además no había podido concretar su sueño de pintar en los silos del puerto, aprovechó la ocasión para exponer sus ideas comunistas y revolucionarias, por lo que las conferencias fueron canceladas.

Es entonces cuando el ambicioso fundador del diario Crónica aprovecha la situación; ofrece al pintor casa y comida para que prolongue su estadía en el país y llevara a cabo la famosa obra en el lugar que luego destinaría a sus ratos de ocio.

Blanca Luz no tarda en conquistar al mecenas de su esposo, y no duda en traicionar a Siqueiros. Botana se rinde ante la belleza de la escritora y en su propia casa engaña a Salvadora, su anarquista y depresiva esposa, encarnada de manera brillante por Ana Celentano.

La densa trama en la que se mezclan infidelidades, pasión por la defensa de los ideales, política y corrupción involucra a muchos personajes. Todos son intensos y fuertes, encarnados por actores de trayectoria compenetrados en sus papeles. Es aquí en donde se evidencia la mano de un director que sabe lo que busca: a pesar de la cantidad de personajes y de sus complejas realidades, la línea argumental no se diluye sino que, al contrario, cobra fuerza y significado en cada uno de ellos.

La belleza está presente durante todo el film a través de una puesta en escena impecable. La música, la iluminación, ambientación, el vestuario… Es estética pura cuidada al detalle. Absolutamente todo en este film demuestra el trabajo impecable del consolidado Héctor Olivera —director de La Patagonia Rebelde, El Caso María Soledad, Ay Juancito, entre muchas—, capaz de llevar a la pantalla una verdadera obra de arte.

 Por María Eugenia D’Alessio

El famoso “Mural de Siqueiros” es uno de las creaciones artísticas más exóticas y extravagantes que ha conocido nuestro país. Encargado por el director del polémico diario “Crítica”, Natalio Botana, el pintor mexicano, de nombre David, comenzó a pintar algo que, según el, iba en contra a su lucha socialista: hacer arte en el sótano de una mansión solamente para regocijo de sus huéspedes. El tiempo pasó, los familiares fallecieron, pero esas paredes quedaron solas y descuidadas, hasta que por orden presidencial se retiraron por separado los moldes del depósito donde se encontraban, fueron restaurados y hoy son exhibidos en el Museo de la Aduana Taylor en Capital Federal.

La última película de Héctor Olivera intenta contar qué sucedió en la gigante chacra del empresario mientras se llevaba a cabo la obra en los pisos de abajo. Y cuando se habla de los sucesos, no solamente se refiere a las relaciones entre las personas, sino tópicos como el convulsionado clima pre fascista, crisis de identidades o el poder de los medios.

Como lo demostró en La Patagonia Rebelde, El Caso María Soledad y Ay Juancito, el cineasta sabe cómo mezclar la pasión o los conflictos entre personas y ciertos momentos históricos. En el trabajo más reciente, se centra mucho en las infidelidades, traiciones y deseos de los personajes principales. Desde Siquieros con su mujer, hasta esta última con el mismo Botana. Fiel al estilo del director, incluye numerosas escenas sexuales, algunas reiterativas y otras originalmente filmadas.

En el elenco, se destaca Bruno Bichir como Siquieros, el personaje más creíble de la película. Su espíritu bohemio y su entusiasta comportamiento conviven perfectamente en esta encarnación. Luis Machín parece perdido en su rol, como si estuviese haciendo de el mismo viviendo las vivencias de otro. Sin dudas, es un actor notable, que se destacó mucho más este año en su papel de La Mosca en la Ceniza, pero en esta ocasión parece desaprovechado y lejos de parecerse al personaje de la vida real, tanto física como dialécticamente. Ana Celentano, una actriz de cine que empieza a ganarse notoriedad en el público, vuelve a cautivar con un personaje con problemas psicológicos. Acompaña correctamente al elenco Carla Peterson, en una osada labor.

La ambientación de época, quizás un poco acartonada por la rígida dirección de extras, logra trasladar al espectador a los años treinta mediante el diseño de vestuario y de escenografía

Hay que criticar lo densa que se vuelve la narración por momentos. A la película, a pesar de durar poco menos de dos horas, le sobra una decena de minutos. Es que, sumado a esa lentitud, la historia pronto pierde su foco y se torna redundante. Enfoca casi exclusivamente las relaciones amorosas como espectáculo principal, dejando de lado la influencia que tenía el matutino en esa época, la avasallante personalidad e inteligencia del director del diario y las negociaciones que se efectuaban con el poder político. Aspectos que al principio de la película amagan con ser profundizados, pero luego son desarrollados a medias.

Por lo tanto, la belleza, tanto corporal como plástica, está omnipresente en todos los fotogramas, convirtiéndose, de esta manera, en el tema protagonista de la cinta, recomendable para los seguidores de Oliveras o aquellos que quieran saber más sobre unos de los hechos artísticos en Argentina más importantes del siglo pasado.

 

 Por Damian Hoffman

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →