A Sala Llena

Enamorándome de mi Ex

(It’s Complicated, Estados Unidos, 2009)

Guión y dirección: Nancy Meyers. Producción: Nancy Meyers, Scott Rudin. Elenco: Meryl Streep, Alec Baldwin, Steve Martin, John Krasinski, Mary Kay Place, Rita Wilson, Hunter Parrish. Distribuidora: UIP. Duración: 118 minutos.

Decir que Meryl Streep es una gran actriz no es novedad. Su versatilidad es constante, ya casi no hay género dentro del cual se haya involucrado. Aquí nuevamente se lanza a la comedia con tinte romántico, donde se ha lucido con anterioridad si recordamos La Diabla, o la aún mas negra La Muerte le Sienta Bien.

Junto a Nancy Meyers, una actual referente dentro de la dirección de comedias románticas desde una mirada femenina puntual, repite la formula que tan buenos logros ha dado: Alguien Tiene que Ceder, que inclusive con sus errores se ha convertido en un film de amplio recuerdo dentro del espectador promedio, en gran parte por la dupla actoral elegida y la particular agilidad lograda en el relato. Con Enamorándome de mi Ex, las premisas vuelven a plantearse: mujer sexagenaria separada, no quiere saber nada de hombres, es independiente laboralmente, divorciada, ha hecho lo imposible para mantener a su familia conformada por cuatro hijos unida y tiene un clan de amigas cercanas (Rita Wilson, Mary Kay Place, Alexandra Wentworth) con quienes se junta en reuniones a debatir sobre sus experiencias -o la falta de ellas- en materia sentimental.

Su ex esposo (Alec Baldwin) demostrará que los hombres a cierta edad nos convertimos en “viejos verdes”: necesitamos cambiar de mujer, esposa, pareja como si fuera un modelo de automóvil, unos cuantos años menores y, como ya es sabido, hay cuestiones que han de quedar desconectados, colgados y hasta desconcertados por las diferencias de etapas, imposibilidades, desde la extrema óptica femenina, un hombre de estas características, enamorado o aunque no sea éste el caso, representa algo negativo.

Cuando el hijos de ambos se recibe, hay reencuentro entre ambos y, como bien indica el dicho: “Donde hubo fuego…”. Alcohol de por medio y más de una cuestión no cerrada, vuelven al ruedo en una relación doblemente ex matrimonial.

Los planteos del guión resultan cómicos, abordan una temática actual y de vinculación estrictamente a problemas contemporáneos que sufren parejas divorciadas e hijos de esa sociedad. El problema de la película radica en la dirección. Nancy Meyers nuevamente demuestra que no encuentra un punto donde terminar sus films: tiene todo como para concretar un film triunfal -gran elenco, producción, un estudio mayor por detrás-, pero las pequeñas decisiones que desde el sector de dirección se deben tomar, se debilitan ante convertir algo que inicialmente fluye de maravillas en algo complicado -al igual que el titulo en ingles-. Meyers se complica. De la nada el guión esboza una situación de increíble falta de adultez, donde los padres sobreexplican a sus hijos lo que vienen realizando.

Los hijos en el film no aportan nada a nivel narrativo, están de adorno. Steve Martin es utilizado como un chivo expiatorio de la relación de los protagonistas, sin la comicidad que lo caracteriza.

Streep sale airosa como siempre, íntegra inclusive hasta el punto en que uno realmente siente que ella juega con sus roles. Verla en situaciones políticamente incorrectas en tono de comedia es lo mas grato de un film que funciona perfectamente en sus primeros ¾ de duración.

calificacion_3

 

 

Por José Luis De Lorenzo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →