A Sala Llena

Final de Partida

Final de Partida (Okurubito, Japón, 2008)

Dirección: Yojiro Takita Guión: Kundo Koyama Producción: Toshiaki Nakazawa, Ichiro Nobukuni, Toshihisa Watai Elenco: Masahiro Motoki, Tsutomu Yamazaki, Ryoko Hirosue, Kazuko Yoshiyuki Distribuidora: Alfa Films Duración: 130 minutos.

No todo es cine de artes marciales, terror o acción en el cine japonés. Películas como Final de Partida y en mayor medida la inédita en nuestro país, Still Walking de Koreeda, confirman que todavía quedan retazos del cine de Kurosawa, Ozu, Imamura o Mizoguchi.

Pequeñas y llamativas historias, que nos hacen emocionar con pocos recursos. Un buen guión, personajes creíbles que provocan empatía, involucrados en situaciones que no son demasiado ajenas, pero a la vez se relacionan con las raíces de la cultura nipona.

Daigo es un chelista profesional, sin embargo cuando la orquesta en la que toca se disuelve, junto a su esposa se replantea como seguir adelante.

Ambos deciden volver al pueblo natal de Daigo y empezar una nueva vida, en la casa de la infancia del mismo. Su madre murió dos años atrás, y el padre los abandonó cuando él tenía 6 años, por lo que le guarda una gran rencor.

Daigo atiende a un aviso clasificado en donde prometen buenas ganancias, sin experiencia previa de ningún tipo. Creyendo que se trata de una agencia de turismo asiste a la entrevista donde su empleador, lo contrata enseguida. Sin embargo, es muy distinto a lo que imaginaba.

Se trata de ser asistente de su jefe en las ceremonias de maquillaje y vestimenta de los muertos, antes de ser puestos en los féretros e incinerados. Una práctica tradicional que todavía utilizan algunas familias.

Primero, desiste de la tarea, pero el salario es bueno y lo acepta. Al principio le cuesta relacionarse con los cadáveres, pero luego lo toma como otro trabajo, y le agrada la reacción de familiares de los fallecidos ante los buenos tratos con que evolutivamente trata a los cuerpos.

Daigo encuentra su lugar en el mundo, su objetivo en la vida y aprende a no tener prejuicios ante la profesión solamente porque se relaciona con muertos.

Takita, director veterano, apuesta por el minimalismo y la sutileza. Disfrutar de los pequeños placeres, de formar una familia, de reflexionar sobre el pasado y el futuro. El guión de Koyama hace hincapié en dejar atrás las ideas preconcebidas sobre la muerte, respetarla y aceptarla como parte de la vida.

Sensible y sentimental, por momentos, para continuar con la emoción se apelan a efectos nostálgicos y un par de golpes bajos, pero que sirven para que la narración fluya a buen ritmo. Excelentes paisajes, y una banda sonora compuesta en su mayor medida por canciones clásicas de chelo aportan belleza visual y musical a la película.

Las interpretaciones son simpáticas y la austeridad de la actuación de Yamazaki se encuentra entre lo mejor del elenco.

Una puesta básica y sencilla es lo único que se necesita para relatar este pequeño cuento sobre saber superar las primeras impresiones, y poder pedir perdón ya sea en la vida como en la muerte.

Ganó el Oscar como Mejor Película de Idioma Extranjero del 2008. Premio un poco exagerado quizás, pero aún así se trata de una película accesible y emocionante, que se da la mano las últimas películas del maestro Kurosawa como Rapsodia en Agosto y Madadayo, o también de Koreeda, la magnífica Afterlife.

 

[email protected]

El cine japonés a través de los años ha entregado innumerables obras de sabida excelencia, un país que, ya renovado, se ha caracterizado por abordar cinematográficamente temas relacionados a las costumbres, el honor, el legado cultural de la región y por sobre todos éstos, el respeto hacia sus ancestros y la emotividad.

En Final de Partida, con un vuelco de velocidad narrativa más cercana al cine de occidente, se advierte una conjunción de regiones, de nuevas y viejas costumbres, la visble pérdida de  valores.

Daigo, es un celista, que por fin encuentra su lugar al ser elegido para ejecutar su instrumento en una compania, por problema ajenos, la banda se disuelve y ante la vergüenza ajena de haber perdido su trabajo, el no dar la cara ante su esposa, comienza una búsqueda laboral que confusamente lo lleva a aceptar una propuesta vinculada a las “partidas”. Daigo vincula el aviso a una guia de turismo, pero, el aviso mal redactado se refiere a una “partida” aun mas lejana. El aviso en cuestión es para el puesto de un “preparador de cuerpos” para una funeraria “distinta”.

El dueño del emprendimiento, el Sr.Sasaki, comenzó esta actividad luego de la muerte de su mujer, fielmente “prepara” los cuerpos para la partida final, entregando a sus seres queridos un  acto o ritual, donde pueden dejarse de lado las diferencias, con respeto, honor y sabiduría, los cuerpos son presentados como en el momento vivido más bello, de lado quedan las diferencias, enojos y colera.

Dificil es decirle a su mujer, que uno ha encontrado su profesión y esté relacionada a un tema de morbo para algunos, de indiferencia social y mal visto hasta el punto de querer lucrar con un fallecido. Final de Partida, demuestra que el trabajo de ser funebrero puede ser honorable, ¿por que no?.

El film posee una duración extensa, nada menos que 130 minutos, por demás agiles, pero, analizando luego de ser vista, hay escenas que son repetitivas y podrian haber tenido un diferente corte debido a lo que añaden. Un clisé final, innecesario no perturba en lo más minimo la agradable visión de éste tan emotivo y agradable film.

Final de Partida ha sido acreedor del premio Oscar al mejor film extranjero en el año 2008, bien merecido, para un film que como anteriormente confirmamos, por su entrelazado y ritmo comparable a contemporáneos films japoneses como Shall We Dance? –de cierta manera con similitudes en la trama tambien- o temática de la serie Six Feet Under.

No dudo en próximos años ver una remake norteamericana de Final de Partida, una materia en la que Hollywood reincide frente a las escasas ideas reinantes.

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →

La huérfana: el origen (Orphan: First Kill)

LEER MÁS →