A Sala Llena

El Examen (Exam)

(Reino Unido, 2009)

Dirección y Guión: Stuart Hazeldine. Elenco: Pollyanna McIntosh, Jimi Mistry, Nathalie Cox, Luke Mably, John Lloyd Fillingham, Colin Salmon, Chris Carey. Producción: Stuart Hazeldine. Distribuidora: Independiente. Duración: 101 minutos.

El nuevo capitalismo y su carácter.

En una distopía de carácter capitalista en la que un virus mortal ha infectado a un gran porcentaje de la población, una empresa farmacéutica sobre la que los Estados no ejercen control ni obligan a difundir las patentes para fabricar medicamentos genéricos, controla la producción y la distribución de una píldora contra la enfermedad y sus síntomas, que causan la muerte. La trama de El Examen, la ópera prima dirigida, escrita y producida por Stuart Hazeldine, analiza el control que las empresas ejercen sobre los trabajadores actualmente y magnifica el miedo y el estrés que causan las entrevistas laborales.

Siete candidatos con diferentes trasfondos culturales son enfrentados a una hoja en blanco, que tan solo contiene la palabra “candidato” y un numero. La hoja es la clave con la cual deben resolver un acertijo propuesto por un individuo que se presenta como el supervisor del experimento social. La propuesta consiste en contestar una pregunta que parece no haber sido formulada sin salir de la habitación ni dañar la hoja que tienen delante en un cuarto estéril, en el cual sólo hay una mesa y una silla para cada integrante y un reloj que marca el tiempo que les queda.

En ochenta minutos los siete integrantes intentan comprender cómo cooperar o competir por progresar laboralmente en un mundo corporativo desde diferentes puntos de vista. En un ambiente absolutamente despojado, el film propone una mirada sobre la sociedad capitalista y su esquema del ganador, vinculado definitivamente a las obras de Richard Sennett, en especial La Corrosión del Carácter y La Cultura en el Nuevo Capitalismo.

El Examen nunca escapa de la trampa propuesta por los gestores de este sistema económico, político y cultural. Sin muchas sutilezas ni ideas, la película naufraga en una lógica intrascendente mientras lo mejor y lo peor del hombre hacen su aparición estereotipadamente sin un guión ni diálogos que disparen puntos de interés sobre temas que escapan a la razón instrumental.

calificacion_2

Por Martín Chiavarino

 

Sobre la derivación discursiva.

El cine, al igual que cualquier otra actividad cultural de alcance masivo, construye una suerte de memoria específica que involucra a los responsables del circuito creativo (léase realizadores/ consumidores) y se nutre de todos los opus individuales que conforman su campo (la asociación mnemotécnica abarca sólo aquellos convites que se consideran importantes). Por supuesto que el déficit contemporáneo de ideas novedosas pone de relevancia tanto un círculo petrificado de referencias “inviolables” como la pereza crónica de un complejo industrial en crisis, lo que a su vez origina una dialéctica de influencias mutuas, expresión que casi siempre funciona como un eufemismo por plagios groseros.

Ahora bien, dentro de la escasez actual de obras verdaderamente brillantes existe una escala más o menos estable que reenvía a distintos tipos de derivaciones discursivas: en primera instancia tenemos los exploitations (representantes de una vertiente con un catálogo fijo de tópicos a nivel estructural), luego vienen las remakes (readaptaciones de exponentes concretos con vistas a presentarlos a un “nuevo público”) y finalmente están los rip-offs (copias al carbónico y/ o bifurcaciones que por lo general no se autodefinen como tales). A pesar de que este estado de cosas no implica de por sí resultados mediocres ya que el revisitar en ocasiones conduce a un rejuvenecimiento, el panorama suele ser ambivalente.

Hoy por hoy El Examen (Exam, 2009), nuestro ejemplo circunstancial, nos ayuda a contextualizar la hipótesis: estamos ante un rip-off de la argentina El Método (2005), que además toma elementos de El Cubo (Cube, 1997), El Experimento (Das Experiment, 2001) y la franquicia de El Juego del Miedo (Saw). La historia recorre los sinsabores de ocho personas en una entrevista laboral para una compañía farmacéutica, a quienes se les informa que tendrán ochenta minutos para responder una pregunta que nadie hace explícita. La descalificación se produce si salen del ambiente claustrofóbico de turno, si hablan con las autoridades de la empresa o si dañan la hoja de papel que corresponde a cada candidato.

Mientras que El Método ofrecía un comienzo promisorio con críticas al canibalismo del capital para rápidamente hundirse en una serie de lugares comunes que licuaban toda la energía narrativa, la ópera prima del británico Stuart Hazeldine consigue extender por más tiempo el suspenso minimalista y recién con la vuelta de tuerca del final el andamiaje expositivo se cae a pedazos (el desenlace resulta poco imaginativo y contraproducente en términos ideológicos). El director le saca provecho a la tensión ventajista entre los personajes y apuntala un desarrollo balanceado entre la intriga principal y la pugna por el puesto, alcanzando un promedio cualitativo favorable que no excluye sus contradicciones…

calificacion_3

Por Emiliano Fernández

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS