A Sala Llena

0
0
Subtotal: $0,00
No products in the cart.

CRÍTICAS - CINE

Favio: Crónica de un Director

(Argentina, 2015)

Guión y dirección: Alejandro Venturini. Elenco: Jorge Zuhair Jury, Graciela Borges, Horacio Labraña, Juan José Camero, Eliseo Subiela, Luis Ferrando, Iván Wyszogrod, Juan José Stagnaro, Edgardo Nieva, José Martínez Suárez, Andrés Echeveste. Producción: Paloma Chiodo. Distribuidora: Independiente. Duración: 120 minutos.

No hubo ni habrá otro artista como Leonardo Favio. Irrumpió en el cine argentino en una época de quiebre, la Generación del ’60, cuna de nuevos y notables directores que dejaban atrás las producciones de los grandes estudios para privilegiar ambientes y temáticas más reales, más intimistas. Aún entre nombres tan fuertes, Favio se diferenció gracias a una sensibilidad única, poderosa. Desde Crónica de un Niño Solo (1964) hasta Aniceto (2008), dio films honestos y contundentes, con una épica especial. Fue uno de los cineastas argentinos que mejor absorbió la impronta de los maestros europeos (Bergman, Fellini, etc.) y lo incorporó a su obra, no para imitarlos sino incorporando a sus creaciones en sabor de aquellos hoy clásicos del viejo continente.

Desde su muerte en 2012, la figura de Favio no hace más que crecer, y los homenajes abundan de manera saludable y sentida. Pero ninguno es tan completo como el documental Favio: Crónica de un Director (2015).

Una sucesión de entrevistas a amigos, familiares y colegas permite conocer íntimamente a Fuad Jorge Jury (tal era su nombre verdadero), sus comienzos profesionales en el radioteatro, su carácter pasional, y es posible descubrir cómo episodios y personajes de su entorno -en especial, de Las Catitas, Luján de Cuyo, Mendoza, donde pasó su niñez- fueron cruciales para darle forma a su universo cinematográfico. También hay imágenes de las nueve películas que dirigió, pero el material más novedoso y notable es el audio de una entrevista que el director Alejandro Venturini le realizó al mismísimo Favio años atrás; los fragmentos de esta nota están distribuidos a lo largo del documental, que, como indica el título, se centra en su faceta como director (también hizo carrera como cantante, que le permitió llegar a más público). También se toca brevemente su carrera como actor, sobre todo en Dar la Cara (1962), de José Martínez Suárez.

Los testimonios de Jorge Zuhair Jury (hermano y socio creativo), Eliseo Subiela, Graciela Borges, Edgardo Nieva y Juan José Camero, entre otros, no se quedan en anécdotas de rodaje, ya que sus palabras permiten conocer en detalle la visión de Favio y la manera de trabajar en el set. Vale prestar mucha atención a cómo Nieva terminó interpretando a Gatica.

Otro de los puntos claves es la música original de Iván Wyszogrod, quien trabajó con Favio en Gatica, El Mono (1993), Perón: Sinfonía de un Sentimiento (1999) y Aniceto. Sus composiciones le aportan al documental una emotividad y un carácter más cercano al de Favio. Wyszogrod también aporta comentarios delante de cámara, incluyendo acerca de la importancia de saber de música por parte de los realizadores.

Favio: Crónica de un Director resulta imprescindible, ideal para adentrarse en el universo de Favio por primera vez o para seguir descubriendo más sobre un genio del séptimo arte. Y cuando se trata de Favio, la expresión Arte nunca es caprichosa.

calificacion_4

 

 

Matías Orta

[email protected] | @matiasorta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Todos somos extraños

LEER MÁS →

Todos somos extraños

LEER MÁS →

El astronauta (Spaceman)

LEER MÁS →
Recibe las últimas novedades

Suscríbete a nuestro Newsletter