A Sala Llena

La Corte del Faraón

alt

La Corte del Faraón

Dirección y Puesta en Escena: Facundo Abraham. Dirección Musical: Julia Inés Mazitti. Dirección de Coros: Gabriel Giangrante. Libro: Miguel de Palacios, Guillermo Perrín. Versión: Claudio Gallardoú. Coreografía: Darío Petruzio. Diseño de Arte, Imagen y Escenografía: Hernán Salem. Producción Ejecutiva: Federico Moore, Karina Saez, Santiago Sirur. Música Original: Vicente Lleó. Intérpretes: Lucas Arbúes, Mirta Arrúa Lichi, Penélope Bahl, Ricardo Bangueses, Maia Barrio, Florencia Benítez, Victoria Condomi Alcorta, Javier Cortese, Giselle Dufour, Ana FOntán, Bruno Lázzaro, Brian Mancini, Clementina Marti, Alfredo Martínez, Estefanía Milne, Carlos Pérez Banega, María Inés Portela, Julián Pucheta, Lucía Pujadas, Emiliano Rodríguez, Karina Saez, Martín Selle, Santiago Sirur, Pablo Vanella, Rodrigo Villani, Georgina Zaglul. Prensa: Sandra Beerbrayer.

Una Divertida Corte Egipcia

Hace algunos unos meses vi en televisión una divertidísima comedia española basada en la  Zarzuela, Opera, Vodevil La Corte del Faraón. Era un grupo de teatro muy loco que querían recrear la famosa obra estrenada en Madrid el 21 de Enero de 1910. En ese momento me pregunté como habrá sido la original, ya que la música, la lírica, la escenografía, el vestuario, me gustaron mucho.

Luego, en mayo pasado cuando en la Av. Corrientes y Cerrito se presentó una muestra de las diferentes obras musicales que se encuentran en cartel, de repente subió al escenario un inmenso elenco que con unas voces maravillosas cantaron una canción de la obra, próxima a estrenarse, que cual sería mi sorpresa era la tan ansiada zarzuela que siempre quise ver.

El sábado 7 asistí al Teatro El Cubo, en pleno barrio del Abasto para cumplir mi deseo. No tenía idea con que me iba a encontrar, pero seguramente no me iba a ir decepcionada. Claudio Gallardou escribió la adaptación libre de esta zarzuela, ópera, vodevil y revista; “bíblica y picaresca”, según nos explica un divertido presentador, (interpretado por Ricardo Bangueses) antes de que la obra comience. Él nos va introduciendo a los intérpretes, para que vayamos poniéndonos en clima.

Matías Chapiro, pianista y único músico de esta genial comedia, acompaña a un coro de sopranos y barítonos. De repente una se pregunta de donde salieron tan jóvenes y buenas voces. Individualmente se destacan Florencia Benitez como Lota; Mirta Arrua Lichi, la Reina; Ana Fontán como Sul; las “3 Viudas”: Giselle Dufour, Victoria Condomi y Georgina Zaglul. En cuanto a los hombres tengo que mencionar a Santiago Sirur, como José (el casto), y Federico Moore, como Putifar, el hijo del Faraón (quien también es uno de los Productores Ejecutivos). El resto de cada uno del elenco a pesar de que sus voces son buenas, se destacan más cuando cantan a coro.

La puesta en escena, sencilla pero suficiente; la iluminación excelente; coreografía, actuaciones y vestuario mezclando ropa de época con actual nos sitúa en la loca corte de un faraón muy particular rodeado de su esposa, sus esclavas y esclavos que están esperando a su hijo Putifar que vuelva de la guerra (al mejor estilo de la Opera Aída de Verdi) para casarlo con la más bella y virgen esclava de su harem. Pero Putifar vuelve con un pequeño problema físico. A pesar de encontrar muy atractiva a Lota, no podrá concretar su noche de bodas. Ambos recibieron como regalo, un esclavo con especiales dones llamado José, el Casto, a quien Lota, la Reina y demás mujeres tratarán de seducir. Mientras tanto 3 viudas (que durante aproximadamente 10 minutos darán consejos útiles a Lota) harán que la obra pase a ser cada vez más hilarante. Un consejo, preste atención a la letra de las canciones y a los singulares personajes que irán apareciendo.

Por su argumento particularmente sexual y tirando al vodevil de 1910, esta obra fue prohibida durante la época de Franco. Indudablemente haberla traído nuevamente a escena por la mágica adaptación de Claudio Gallardou de mostrarla sin muchas pretensiones, pero con lo suficiente para que en una hora y media pasemos a divertirnos con escenas musicales y un argumento como los de antes, donde todo está sobreentendido, sin llegar a lo ridículo.

Si quiere olvidarse del frío del invierno y entrar en calor en menos de diez minutos, no se pierdan esta joyita, donde 28 artistas le harán divertir y saldrán comentándola por algunas horas.

Teatro: El Cubo – Zelaya 3053

Funciones: Sábados 20 Hs

Entradas: $80

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS