A Sala Llena

La saga Crepúsculo: Amanecer – Parte 1

Amadas por muchos y odiadas por muchos otros, las historias de Crepúsculo ya forman parte de la cultura popular del siglo XXI. Un Romeo y Julieta, pero con vampiros y humanos, que cautivó a medio mundo. El éxito descomunal de las novelas de Stephenie Meyer y de las películas no son indiferentes a nadie. Y ahora se acerca a su fin. Siguiendo con el ejemplo de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte, la adaptación cinematográfica de Amanecer fue dividida en dos. La primera parte se estrena este año y es la que hoy nos aúna.


Tras una serie de conflictos internos, luchas encarnizadas contra bestias ajenas y demás, Bella (Kristen Stewart) y Edward (Robert Pattinson) por fin se casan. Para celebrarlo, deciden pasar la luna de miel en una isla cercana a Río de Janeiro, Brasil. Allí, en medio de la selva y el clima cálido, tendrán relaciones sexuales por primera vez. Las consecuencias no se hacen esperar y Bella queda embarazada. Y no sólo eso: la criatura que se está gestando en su interior comienza a afectar su salud. El clan de los hombres lobos, empezando por Jacob (Taylor Lautner), intervendrá en el asunto, provocando nuevos episodios de tensión entre los seres de la noche.


Lo interesante de estos films es que siempre se contrató a directores prestigiosos, quienes, dentro de las limitaciones temáticas, trataron de imprimir su personalidad al producto. Pasaron Caherine Hardwike, Chris Weitz y David Slade. Ahora le toca al muy interesante Bill Condon. Condon es actualmente conocido por películas nominadas y ganadoras de Oscar, como Dioses y Monstruos —que le valió una estatuilla por Mejor Guión Adaptado—, Chicago (dirigida por Rob Marshall, pero con guión de Bill), Kinsey: El Científico del Sexo y Soñadoras. Pero tiene su pasado haciendo una secuela de un hit del cine fantástico: Candyman 2, producida por escritor y cineasta Clive Barker, conocido por sus sentido del horror extremo que exhibió en Hellraiser. De hecho, Condon y Barker son amigos, y algo de eso se nota en algunas partes de Amanecer- Parte 1, como una pesadilla que incluye una montaña de cadáveres ensangrentados. Además, tuvo la suerte de que la novela es la más oscura, sexual, gore y psicológicamente compleja de las cuatro publicadas, por lo que había oportunidad de hacer algo más jugado. Y lo hizo bastante bien. De todas maneras, Condon debe lidiar con conceptos extraños (¿un vampiro de luna de miel en Brasil?) y con algunas escenas de acción que podrían haber sido mejor trabajadas. Y el recurso de los vampiros moviéndose a gran velocidad produce un efecto de comicidad involuntaria, algo que también sucedía en Crepúsculo.


Aunque el nivel actoral es un poco mejor que antes, los protagonistas siempre podrían dar mucho más. Kristen Stewart tiene un trabajo físico e introspectivo más exigente, ya que Bella debe padecer un embarazo que la está matando de a poco, al tiempo que está por integrar el club de los chupasangres. Robert Pattinson sigue haciendo suspirar a las adolescentes cada vez que aparece en pantalla, y Taylor Lautner (Jacob en la historia) no para de sufrir por amor. Al principio, en una escena de la boda, aparece la argentina Mía Maestro, en un rol que seguramente tendrá más peso en el próximo film.


Amanecer- Parte 1 sirve como una correcta introducción al final de esta (mal llamada) saga de películas. Ahora sólo queda esperar la Parte 2 para saber cómo terminan las desventuras de Bella, Edward y el resto de la pandilla sobrenatural que cautiva a los jóvenes de casi todo el planeta.




[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS