A Sala Llena

Lazos Perversos (Stoker)

(Estados Unidos/ Reino Unido, 2013)

Dirección: Park Chan-wook. Guión: Wenworth Miller. Elenco: Mia Wasikowska, Nicole Kidman, David Alford, Matthew Goode, Harmony Korine, Dermot Mulroney. Producción: Michael Costigan, Riddley Scott y Tony Scott. Distribuidora: Fox. Duración: 99 minutos.

Un lazo fallido.

Park Chan-wook es uno de los realizadores más prolíficos del cine asiático de los últimos tiempos, siendo que con una narrativa imponente, entre la extrema violencia, el humor negro y universos que dialogan con el surrealismo ha creado importantes films como Sympathy for Mr. Vengeance, Oldboy y I’m a Cyborg, But That’s OK. La cuestión es, que como en el caso de muchos realizadores extranjeros que son contactados para filmar en Estados Unidos, sus películas resultan un tanto fallidas o inferiores a las que venían realizando en su país natal, un caso podría ser el de Wong Kar Wai con El Sabor de la Noche, cómo también lo es el de Chan-wook con su nueva película: Lazos Perversos.

Con similares premisas al clásico La Sombra de una Duda de Alfred Hitchcock, el nuevo film del surcoreano narra como luego de la muerte de su padre, la joven India (Mia Wasikowska) y su madre Evelyn (Nicole Kidman) reciben la visita del encantador tío Charly (Matthew Goode) a quién no ven hace tiempo, aunque como sucede en la película de Hitch, no todo es como parece y a partir de ahí se empiezan a dar ciertas situaciones traumáticas. El mayor problema de Lazos Perversos decae en que es un thriller que nunca logra instalar el más mínimo grado de tensión en la trama, el suspenso es casi nulo, no impresiona ni provoca ningún tipo de efecto, sino que el film avanza y da la sensación de que nada pasa o inquieta, a pesar de diversos trucos de montaje que solo se quedan en el intento por generar alguna clase de asombro.

Con un guión bastante flojo y actuaciones intrascendentes, Lazos Perversos resulta un paso en falso en la carrera de Chan-wook. Un film fallido, lejos de cualquier conexión con la esencia del cine de Hitchcock y – por sobre todas las cosas – años luz del estilo de la destacada filmografía del surcoreano, cómo de su estética y su chispa para contar las interesantes historias que supo narrar. Ojalá sólo sea un traspié y esta obra quede en el olvido y su realizador pueda retomar la buena senda de trabajos anteriores.

calificacion_2

Por Tomás Maito

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →