A Sala Llena

Leviathan (Leviafan)

(Rusia, 2014)

Dirección: Andrey Zvyagintsev. Guión: Andrey Zvyagintsev y Oleg Negin. Elenco: Aleksey Serebryakov, Roman Madyanov, Vladimir Vdovichenkov, Elena Lyadova, Sergey Pokhodaev, Anna Ukolova, Lesya Kudryashova, Kristina Pakarina. Producción: Alexander Rodnyansky y Sergey Melkumov.Distribuidora: Ifa Cinema. Duración: 140 minutos.

Los animales no deberían comportarse como las personas.

No sólo estamos frente a la mejor película de Andrey Zvyagintsev hasta la fecha sino que incluso podemos afirmar que Leviathan (Leviafan, 2014) constituye una síntesis de su carrera, con una primera mitad centrada en un retrato agridulce de la sociedad rusa contemporánea símil Elena (2011), un segundo capítulo rebosante de metáforas bíblicas en sintonía con su ópera prima El Regreso (Vozvrashchenie, 2003), y una ambición formal que nos retrotrae a la también extensa The Banishment (Izgnanie, 2007), cuyos problemas narrativos en esta oportunidad han sido corregidos y metamorfoseados en una multiplicidad de capas retóricas que ponen en cuestión el acervo moral de los países del Tercer Mundo.

Combinando la fábula de Job y el periplo del norteamericano Marvin John Heemeyer, un hombre que en 2004 terminó destruyendo parte del ayuntamiento municipal de Granby, en Colorado, a raíz de una disputa con las autoridades locales, aquí Zvyagintsev conserva su pulso impávido característico para ofrecernos el devenir de Kolya (Aleksey Serebryakov), un mecánico al que el intendente Vadim (Roman Madyanov), un adalid del despotismo, desea echar de su hogar para demolerlo y utilizar el terreno para otros fines. La tragedia se asoma a partir de una serie de sucesos que comienzan con la llegada de Dmitri (Vladimir Vdovichenkov), antiguo compañero del ejército de Kolya y abogado prominente de Moscú.

Si bien siempre estuvo presente en la obra del director esa energía contenida producto de un diapasón vinculado al realismo seco, éste solía quedar preso en la jaula de las alegorías de la historia. Hoy se dejan de lado las jerarquías entre ambos niveles y se genera una especie de igualación que en todo momento impide la supremacía absoluta de un estrato por sobre el otro. Los frutos cualitativos de esta estrategia del cineasta son formidables, abarcando tanto un incremento de la tensión en determinadas escenas (en especial las relacionadas a la dialéctica de los “aprietes” superpuestos entre Vadim y Dmitri) como una focalización más diáfana e inclusiva para con el espectador (la tonalidad a la Andrei Tarkovsky está licuada).

Desde ya que el Leviatán al que hace referencia el título no es otro que el aparato estatal, cuya voracidad y corrupción siguen empardadas a la iglesia ortodoxa según el realizador, por lo menos en lo que respecta a la hipocresía de los pequeños enclaves del interior. El cúmulo de calamidades por las que atraviesa Kolya, sólo por el hecho de osar defenderse de una administración que considera a los recursos del patrimonio público y privado como propios, trae a colación la singularidad del desfalco gubernamental (paso del régimen soviético a un capitalismo tan o más putrefacto) y una andanada de reflexiones sobre la degradación ética (las cuales van más allá de la estepa rusa y nos tocan de lleno en el sur).

La madurez de Zvyagintsev resulta evidente en cada uno de los fotogramas del film, desde la introducción de chispazos de ironía hasta la presencia de planteos existenciales con ecos de Fiódor Dostoyevski. La parábola del “ciudadano común” que se ve carcomido por su entorno, en el cual depositó su confianza sin darse cuenta que el hombre es la criatura más peligrosa de la naturaleza y aledaños, está puesta al servicio de una vehemencia humanista que se mantiene expectante a pesar del bombardeo dramático, curiosamente alejada de ese fatalismo prototípico del cine arty y hermanada a una suerte de contemplación sardónica, comparable a la sabiduría que regala la experiencia cuando consigue escapar de la abulia…

calificacion_5

Por Emiliano Fernández

 

Como sucedió con Alemania, Italia y Dinamarca, Rusia supo ser uno de los países referentes y revolucionarios de la cinematografía mundial. Basta con nombrar a Sergei Eisenstein para llevarnos a una buena cantidad de obras cumbres y de estilos que aún hoy conservan su potencia e influyen en nuevos cineastas. Con el pasar de las décadas, el cine ruso perdió la fuerza de antaño, pero, también como en el caso de alemanes, italianos y daneses, siempre aparece nombres y films que mantienen a aquellas frías tierras en el mapa del séptimo arte. Leviathan es el nuevo exponente, y uno de los más provocadores de los últimos años.

En el poblado costero de Pribrezhny, Kolya (Aleksey Serebryakov), un simple mecánico, debe lidiar con el alcalde (Roman Madyanov), quien pretende apoderarse de su propiedad, ya que la reclama como suya propia. Una batalla legal, para la que el protagonista contará con la ayuda de Dmitri (Vladimir Vdovichenkov), viejo camarada y ahora abogado. Pero la participación de este personaje será parte de una serie de consecuencias aún más terribles.

La película fue acusada de “anti-rusa” por el presidente Vladimir Putin, por mostrar conductas decadentes y plasmar un clima pesimista, y hasta se estrenó con censura (además, según leyes de cine de ese país, no se pueden pronunciar malas palabras en las películas). Desde ya, el director Andrey Zvyagintsev no titubea a la hora de mostrar los abusos y la implacable corrupción por parte de las autoridades en general -la iglesia, otro ejemplo, representada por un sacerdote que no invita a la fe- para con los sufridos ciudadanos. De hecho, en una de las escenas más tensas, el alcalde dice que Kolya y los suyos son “insectos”. El realizador tampoco le tiembla el pulso cuando se trata de contar una historia familiar en donde la felicidad se asemeja a la más delirante de las utopías.

Estamos ante una mirada oscura, difícil y compleja. Zvyagintsev sabe acompañar a sus ásperos guiones con imágenes de un impactante poderío visual, de manera que logra un complemento perfecto entre forma y contenido. A través de un gélido microcosmos, Leviathan escupe el duro presente de una nación, y lo hace con cine de primer nivel, sin caer en sentimentalismo y a pura honestidad brutal.

calificacion_4

Por Matías Orta

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →