A Sala Llena

Locos Dementes (Masterminds), según Alejandro Turdó

Asalto al blindado

No todos los días nos desayunamos con una comedia “basada en hechos reales”. Cuando pensamos en adaptaciones para la pantalla grande de sucesos de la vida real, solemos asociarlos con el drama, el suspenso o tal vez el terror. No parece haber lugar en terreno de la comedia para adaptar eventos de nuestra realidad… o al menos eso creíamos.

Locos Dementes (Masterminds, 2016) es una película basada en el robo a la entidad bancaria Loomis Fargo allá por 1997, en Carolina del Norte, Estados Unidos; un episodio conocido como el atraco bancario más grande la historia del país. Zach Galifianakis –¿Qué Pasó Ayer? (The Hangover, 2009) y Todo un Parto (Due Date, 2010)- interpreta a David Ghantt, empleado de la empresa de caudales encargada del transporte de bienes. Cuando Kelly (Kristen Wiig), el interés romántico de Dave, y el delincuente de poca monta Steve (Owen Wilson) lo convencen de robar dinero del depósito del banco, se desencadena una serie de sucesos ante los cuales se vuelve difícil diferenciar qué sucedió realmente y qué cuestiones se agregaron para dar color al relato. Dicha falta de diferenciación logra que por momentos el eje se corra de tal forma que no sabemos si reírnos o preocuparnos.

Galifianakis se mueve como pez en el agua, metido en la piel de un personaje hecho a la medida de su extravagancia. Abundan los momentos de comedia física unidos a ese humor poco convencional que suelen ser la marca autoral del director Jared Hess, también responsable de historias con héroes poco convencionales como Napoleon Dynamite (2005) y Nacho Libre (2006). Kate McKinnon y Leslie Jones interpretan pequeños roles que suman buenos momentos cómicos y se agregan a la lista de integrantes de Saturday Night Live que vemos en pantalla.

Con un humor algo alejado del estándar que suele manejar la industria, la estructura narrativa parece flotar a la deriva cuando se aleja de la trama central, transformándose en un desfile de personajes excéntricos, que por momentos eclipsan el conflicto principal. Una comedia que no desentona, pero deja la sensación de no aprovechar por completo a los talentos involucrados, entregando finalmente un producto que prometía un poquito más.

calificacion_3

Alejandro Turdó | @AleTurdo

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Mete miedo

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →

Rubia (Blonde)

LEER MÁS →