A Sala Llena

Número 9

Número 9 (9, EE. UU., 2009)

Dirección: Shane Acker. Guión: Pamela Pettler, sobre una idea de Acker. Producción: Tim Burton, Timur Beckmambetov, Jim Lemley, Dana Ginsburg. Elenco: Elijah Wood, John C. Reilly, Jennifer Connelly, Crispin Glover, Christopher Plummer, Martin Landau. Distribuidora: Distribution Company. Duración: 79 minutos.

Todo empezó con un cortometraje. Luego de cuatro años de preparación, el por entonces universitario Shane Acker le pudo mostrar al mundo 9, un trabajo de animación acerca de robots en un mundo que ya no es tal. Tanto éxito tuvo el corto, que hasta fue nominado al Oscar en 2006. No ganó la estatuilla, pero sí la atención de pesos pesados de la industria del cine. Como Tim Burton, a quien le interesó la propuesta de Acker de expandir el universo e incorporar más personajes. Pronto se sumó el ruso Timur Beckmambetov (director de las Guardianes de la Noche, Guardianes del Día y de la soberbia Se Busca) también como productor, y la guionista Pamela Pletter, quien había escrito El Cadáver de la Novia para Burton.


Número 9 es, ante todo, un entretenimiento que no da respiro, que hace valer cada uno de los 70 y pico minutos de duración, y con personajes tan imperfectos como queribles. Un producto exacto y nada pretencioso, pero rico en imaginación e ideas. Su nivel narrativo y su sensibilidad (en un comienzo, más que nada) remiten a los productos de Pixar, más precisamente a Wall-E, que también era un ente cibernético moviéndose en un contexto posterior al fin del mundo conocido. En la interacción entre los robotitos hay reminiscencias a los juguetes de la saga de Toy Story, pero sin nunca copiar a la fuente de inspiración, sólo tomando su sabor.

¿Si se nota el sello Burton? Sí y no. Por un lado, 9 amaga con ser el prototípico personaje burtonesco: una suerte de Frankenstein inacabado en un entorno diferente. Como Edward en El Joven Manos de Tijera. Y los Hombres Inescrupulosos, la Autoridad, son vistas como los culpables de la caída de la civilización. Pero 9 está acompañado por las otras criaturas numeradas, así que no podemos hablar como un marginal ni de él ni de todo el grupo: la sociedad no los mira mal porque están casi todo el tiempo solos. Más allá de todo eso, Acker demuestra tener una personalidad propia y muy potente, sin importar la influencia de los célebres productores.

Número 9 es otra muestra de que el reciente cine de animación surgido de Hollywood supera en talento y audacia a muchas de las modernas superproducciones con actores reales.

Por otra parte, Burton y Beckmambetov se llevaron tan bien que producirán juntos otro proyecto: Abraham Lincoln: Vampire Hunter, basada en la novela de Seth Grahame-Smith, en donde descubrimos que el presidente estadounidense cazaba chupasangres. ¿Faltará mucho para verla?

 [email protected]

Es complicado hablar de Número 9, no porque sea un film complicado sino porque esta constituido por una extraña mezcla de elementos muy buenos y otros bastante flojos. Básicamente uno no puede evitar decir que es una película que se quedó a mitad de camino.

Veamos, por un lado el guión, los personajes están muy bien logrados, muy bien construida cada una de sus personalidades, lo cuál, dada la historia que narra el film no es poca cosa, por otro lado esta el conflicto principal, el disparador, aquello que le da sentido a la película, el famoso “de que se trata” y ahí es donde esta el desacierto más grande. Si bien la película entretiene lo suficiente como para no estar pensando constantemente en el hueco que hay a nivel narrativo, cuando uno ve el final, se queda pensando si no se perdió algo, y al salir de la sala se da cuenta, inequívocamente, que no solo no se ha perdido de nada si que a la historia, de hecho, le falta algo. Lo cual es una verdadera lástima. El vacío antes mencionado deriva en otro tema “el malo” no solo es difícil de definir quién es, o porque lo es, sino que también le falta fuerza.

Si bien esta serie de detalles pueden condonarse al tratarse de un film destinado a un público infantil, el resultado final no es tan así, uno puede ir con los chicos, pero los más pequeños se van a asustar, y la película pretende tener un subtexto destinado principalmente a los adultos, y es solo por eso que tomo el atrevimiento de cuestionar estos detalles, aunque no puedo evitar recordar que el cine para chicos debería ser el más cuidado.

Por otro lado, la calidad de la animación es muy buena, no solo por el diseño, sino porque se han tomado ciertas licencias y han dotado a la película de un realismo bastante particular y, debo confesar, bastante efectivo. La música y los efectos sonoros están por encima de la media. Prácticamente en todo rubro técnico el resultado es vistoso y sobresaliente.

Como decirlo, Número 9 esta bien en muchos sentidos, pero falla en otros, no pudo sacarse de encima el karma de haber sido un corto hecho largo. Pero aún así, sirve de ejemplo para guiar a muchas películas de animación hacía la búsqueda de la excelencia. No será Pixar, pero es bastante digna.

 

[email protected]

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS