A Sala Llena

Slipknot en GEBA

La banda estadounidense, originaria de Iowa, se presentó el sábado 3 de Octubre en el estadio GEBA, plena Ciudad de Buenos Aires. Es la segunda vez que tenemos la oportunidad de verlos en vivo en nuestro país, habiendo debutado en el año 2005 en el emblemático escenario del Estadio Obras, con un show doble.

Se puede considerar a Slipknot como una de las principales bandas más influyentes del género “nu metal”, que combina elementos del heavy metal con el grunge, el rap y la música industrial, entre otros. Dicho género tuvo su punto más alto y exitoso para fines de los ‘90 y principios del 2.000. Algunas de las bandas que marcaron este género en esa época fueron: Limp Bizkit, Korn, Deftones, Papa Roach, P.O.D, Linkin Park, System of a Dawn, entre otras, quienes lograron un reconocimiento y trascendencia a nivel mundial. La principal característica de Slipknot siempre fue su macabro outfit, compuesto por máscaras siniestras (que parecen salidas de cualquier película de terror) y sus extraños overol industriales. Su clásica vestimenta fue cambiando con el tiempo y a través del paso por sus discos. Esta vez, nos presentan una nueva y terrorífica puesta en escena.

Cómo dato anecdótico, esa misma noche, en el Hipódromo de la Ciudad de Buenos Aires (precisamente ubicado frente a GEBA) daba su show la artista pop Katy Perry. Esto generó un centenar de chistes por parte de los fans de la banda metalera que se divertían y bromeaban mientras hacían su fila, ansiosos por ingresar al predio.

Slipknot se presentó en el marco de la gira “Prepare for Hell Tour” por varios países de Latinoamérica para dar a conocer su último disco ‘5: The Grey Chapter’, lanzado en 2014.

Los enmascarados dieron un show de casi 2 horas e hicieron un buen recorrido por todos sus discos a través de 17 temas. No faltaron los clásicos “Wait and bleed”, “Before I forget”, “Psychosocial”, “Duality”, “Spit it out”, “The heretic anthem”, entre otros tantos. La voz de Corey Taylor, algo que siempre me cautivó y maravilló, la encontré intacta y poderosa como siempre. Por momentos y en algunos temas la sentí un tanto baja en cuanto a volumen comparándola con el resto de los instrumentos. Sus gritos y matices son imponentes, quedando expuesto su poder y fuerza de esa voz rasposa y áspera, y que en segundos se transforma en una voz clara, nítida y hasta me atrevo decir un tanto dulce. Sin dudas esa es la magia de Corey.

La puesta en escena fue acorde a la propuesta de la banda: muchos elementos oscuros y macabros como calaveras, cuernos, simbología ocultista, mucho fuego sobre el escenario y hasta una cara gigante de un diablo con cuernos. Puede que sea un tanto intimidante para algunos aislados y ajenos a la banda, pero lo cierto es que fue muy acorde a su propio estilo y tipo de música.

En cuanto al sonido, quiero rescatar que siendo una banda potente y ruidosa, no salí del show con zumbido en mis oídos. Esto me dice que los decibeles estuvieron bien manejados y claramente habla de un ingeniero de sonido con criterio y conocimiento. En general la banda sonó bien. No hubieron errores graves. Por momentos, como mencioné anteriormente, quedaba la voz en un segundo plano y los instrumentos sonaban por encima de lo normal, pero insisto en que fueron contados momentos y nada grave que afecte ni altere en lo mínimo el disfrute del show. De solo pensar en una banda con 9 integrantes sobre el escenario, ya requiere toda una logística, coordinación y preparación previa, por lo que se le da un crédito extra al asunto.

Llegando al final del show, en los bises, volvieron literalmente loco al público presente con una seguidilla potente y aniquiladora: “(sic)”, “People = shit” y “Surfacing”. Temas emblemáticos y amados por todos sus fans. Personalmente el show me hizo revivir esa misma sensación que tuve allá por mis lejanos 16 años de edad, cuando compré su disco ‘Iowa’ (2002) y le di play a máximo volumen en mi viejo y tan querido minicomponente. La experiencia fue buena y positiva. Nada trascendental, pero cumplió con mis expectativas.

calificacion_3

Crítica y fotografía por Matías Audono | @matiasaudono

.

SLIPKNOT – ESTADIO GEBA, 3 Octubre 2015.

Formación actual:

Corey Taylor: vocalista (1997- presente)

Mick Thomson: guitarra (1996- presente)

Jim Root: guitarra (1999- presente)

Craig Jones: sampler, teclado, sintetizador (1996- presente)

Sid Wilson: turntablism (1998- presente)

Shawn Crahan: percusiones, coros (1995- presente)

Chris Fehn: percusiones, coros (1998- presente)

Alessandro Venturella: bajo (2014- presente) – Solo para giras –

Jay Weinberg: batería (2014- presente) – Solo para giras –

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

Ennio, el maestro (Ennio)

LEER MÁS →

Dead for a Dollar

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →