A Sala Llena

Socios por Accidente

(Argentina, 2014)

Dirección y Guión: Fabián Forte y Nicanor Loreti. Elenco: José María Listorti, Pedro Alfonso, Anita Martínez, Edward Nukiewicz, Ingrid Grudke, Nicolás Galvagno y Lourdes Mansilla. Producción: Horacio Mentasti. Distribuidora: Energía Entusiasta. Duración: 85 minutos.

Nac & Pop.

El cine argentino que se cosecha por estas pampas para aflorar durante vacaciones de invierno suele arengar una movida de prensa objetiva, fruto del interés lucrativo que motiva a sus productores, expectantes de una devolución cuantitativa reflejada en cifras y que pocas veces (por desinterés artístico o el simple hecho de abaratar costos) denota cintas a la altura de las circunstancias.

Este año, uno de esos caballitos de batalla es Socios por Accidente, que viene a ocupar la vacante de tanque argento, barajando condimentos de tinte humorístico y aventurero pero rebajándose a lo pasatista, al mero entretenimiento en el que toda la familia pueda asistir. Su argumento se aboca al de las buddy movies (temática ya refritada, de la que Tiempo de Valientes supo dar cátedra hace casi diez años atrás), y que presenta como cómplices a José María Listorti y Pedro Alfonso, reconocidas figuras del prime time televisivo; lo que significó que más de uno ponga el grito en el cielo.

La historia toma como punto de partida a Matías (Listorti, todo un slapstick en sí pero que acá se contiene) un traductor de lengua rusa divorciado y con un estilo de vida desapasionado, en el que no consigue conectarse con su hija. Contratado por un grupo de agentes gracias a sus habilidades con el idioma, descubre que deberá colaborar con Rody (Alfonso, que se defiende como puede), actual pareja de su ex y de quien descubre trabaja para Interpol en un caso de espionaje internacional. Motivado para impresionar a su hija y ganarse el respeto de Rody, Matías acepta el encargo a pesar de los riesgos que eso conlleva. Claro que las diferencias entre ambos y el temor de Matías frente al peligro darán pie a una serie de situaciones, si se quiere decir, hilarantes.

Proyecto elaborado a partir de un interés estratégico, el encargo cayó en manos de Nicanor Loreti, realizador de tinte tarantinesco y autor de esa comedia criolla que es Diablo; y Fabián Forte, mas de corte fantástico, quien entre varios trabajos se adjudica el reciente thriller La Corporación. Es para destacar la labor de ambos directores, que de género saben bastante y quienes consiguen solventar un trabajo técnicamente eficaz.

Prejuicios de lado, la película se permite ver por su dinámica antes que por empatía con sus personajes (falta espontaneidad en el elenco y se huele lo diagramado que están los remates) y por el hecho de que en ningún momento cae en ridiculeces exuberantes (entorpecer a los personajes, exponer pura misoginia). Socios por Accidente es una película que los grandes ya vimos una y otra vez, pero que si se la contempla en familia, tampoco merece que se le sobre exija alcanzar las ambiciones de un blockbuster. Gasolera, pero sabiendo ajustarse a su condición.

calificacion_3

Por Enrique D. Fernández

 

De tipos básicos.

Hay frases prefabricadas de las que no hay escapatoria, algunas de ellas son: “una comedia desopilante”, “divertimento para toda la familia”, entre muchas otras. Los dos casos tienen una raíz en el cine argentino industrial (este sintagma tiene su explicación teórica en la base de los géneros textuales) que se encargó de potenciar sus propiedades en la década del ’80 al incluir figuras populares de la TV, con el objetivo de asegurarse a una porción de los espectadores de ese medio en las salas de cine. Nada ha cambiado en el transcurso de tres décadas, las mentes que manejan el área de producción persisten en utilizar los mismos rasgos primarios de géneros o subgéneros -como aquí el buddy movie- para hacer cine. Las historias de este subgénero suelen avanzar casi por obligación, como si se tratara de surcar un terreno para dar rienda suelta a los momentos humorísticos, incluidos ejemplos bien icónicos como Arma Mortal, que en sus secuelas evidenciaban cada vez más la pereza en el desarrollo de las estructuras narrativas. Sin embargo el halo de inmunidad estaba construido con base en la gracia de sus personajes, incluso hasta de sus devenires, así la falta de inspiración en la historia se compensaba con el progreso dramático. Socios por Accidente no expone ingenio en ninguno de los flancos: ni en la historia, ni en los personajes, ni en el humor.

La historia de este trabajo por encargo de los directores Loreti (Diablo) y Forte (La corporación) es bien escueta: Matías (José María Listorti) es un traductor de lengua rusa divorciado, aburrido y con graves problemas para relacionarse con su hija adolescente, hasta que una orden judicial lo obliga a prestar servicios a la Interpol en una misión de espionaje internacional que lidera Rody (Pedro Alfonso), el actual novio de su ex mujer (Anita Martínez). El encuentro entre ambos, que nace de la casualidad o del accidente (no por nada el genérico título del film), es un rasgo propio de la buddy movie que marca la cancha de la historia y no hace más que nutrirse de situaciones extraordinarias entre los dos personajes. Y es ahí donde la película falla. Que la trama los lleve a la selva misionera y a otros escenarios algo exóticos desata los peores chistes (casi todos relacionados con el miedo de Matías), el peor slapstick y una simbiosis fría entre Listorti y Alfonso, quienes no logran trasladar de la TV al cine la supuesta química que tienen como hombres de la factoría Tinelli. Claramente el debut de ambos en un medio que exige otras facultades les hace desnudar -a través de gestos faciales propios de sketchs o de comedias teatrales sin demasiadas pretensiones- un humor elemental, el cual se potencia por los increíbles efectos sonoros de postproducción; como por ejemplo en la escena en la que el villano golpea la cabeza de Matías contra una mesa, lo que suena a continuación es el silbido de pajaritos como si se tratara de dibujos animados. Probablemente este ejemplo se lo puede pensar como un icono de la frase “una comedia para toda la familia”, con la que se suele vender este tipo de productos.

Otros momentos de vergüenza ajena (la escena de los vómitos, por ejemplo) parecen desnudar el interés de la producción por fortalecer ese humor bien ingenuo y de lugares comunes (el peor de ellos está representado en el personaje de Anita Martínez, una mujer que ladra ordenes a los hombres). Socios por Accidente no esconde sus intenciones de ser un mero producto, valiéndose de las características del peor cine industrial argentino, que muestra más viva que nunca su chabacanería y su absoluta desidia en escenificar los procedimientos de la TV más rancia (pero también reluciente de popularidad) sin reacondicionarlos a la dinámica de un lenguaje con similitudes pero, a fin de cuentas, distinto en diversas dimensiones.

calificacion_1

Por José Tripodero

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS