A Sala Llena

7 Cajas

(Paraguay, 2012)

Dirección: Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori. Guión: Juan Carlos Maneglia. Elenco: Celso Franco, Víctor Sosa, Lali González, Nico García, Paletita Closs, Mario Toñanez, Nelly Dávalos. Producción: Vicky Ramírez Jou, Camilo Guanes y Rocío Galiano. Distribuidora: Mirada Distribution. Duración: 100 minutos.

Los riesgos de la tercerización.

Mientras que en términos prácticos la crítica, el público y las distribuidoras viven obsesionados con las epopeyas mainstream norteamericanas y europeas, el resto del globo continúa ensayando acercamientos a ese “esquema de creación” orientado a la pronta masificación de los opus resultantes. A veces apuntando al mercado local y en otras ocasiones con destino internacional, las obras en cuestión suelen aglutinar fondos de la más variada índole (estatales, privados, cooperativas, etc.) que nos hablan de una doble derrota financiera cinematográfica. En primera instancia debemos considerar que la profusión informativa que trajo la popularización de Internet -mas no su universalización- no implica para nada gratuidad, ya que el negocio de la publicidad se hizo virtual y está en su apogeo.

El segundo factor a tener en cuenta en el análisis está dado por el hecho de que la consabida miniaturización tecnológica de las cámaras abarató costos a nivel general pero de nada sirve si no se privilegian a profesionales idóneos para conformar el equipo de producción con vistas a “mejorar” el acabado concreto de la película, tanto en rodaje como en postproducción (curiosamente los susodichos son legión -en especial- cuando el dinero involucrado proviene del organismo gubernamental de turno). Hoy por suerte los hermanos paraguayos nos señalan cómo debería encararse el “campo capitalista” en lo referido al séptimo arte, en esta oportunidad con una realización francamente impecable que ha sido filmada en uno de los contextos más caóticos que podía brindar Asunción, el Mercado 4.

La maravillosa 7 Cajas (2012) se centra en Víctor (Celso Franco), un joven “carretillero” que ofrece a los clientes del lugar trasladar sus compras por una paga mínima. Deseoso por adquirir un celular que le enseña su hermana Tamara (Nelly Dávalos), acepta el encargo que le llega desde una carnicería para “pasear” el misterioso embarque del título por las calles plagadas de gente hasta que se vaya la policía. Si bien el trabajo le redituará unos jugosos cien dólares, todo se complica casi de inmediato: le roban una de las cajas, los oficiales recorren asiduamente los pasillos y para colmo un colega llamado Nelson (Víctor Sosa) organiza una suerte de “escuadrón de la muerte” para cazarlo, luego de escuchar una conversación sobre el contenido entre los que “tercerizaron” tamaña excursión en círculos.

De hecho, el ingenioso humor negro de la propuesta está condensado en los intercambios entre Luis (Nico García) y Darío (Paletita Closs), los responsables del secreto que esconde el “envío”, y entre el propio Víctor y su amiga Liz (Lali González). Con un presupuesto ínfimo, mucha inteligencia, actuaciones brillantes y una puesta en escena extraordinaria que aprovecha el entorno al máximo, los directores Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori construyen una pequeña joya que enaltece al cine de género latinoamericano al combinar un planteo deudor del neorrealismo italiano, una estructura de thriller de acción símil Luc Besson, detalles varios de tono costumbrista y chispazos de denuncia política muy ácida, sobre todo para con la miseria, abulia y desesperanza enquistadas en nuestras sociedades…

calificacion_4

Por Emiliano Fernández

 

A la hora de recordar una película paraguaya, es preciso hacer memoria o, directamente, recurrir a Google. Es verdad que ya existía un cine en ese país, pero ningún film tuvo la repercusión comercial ni crítica de 7 Cajas.

La película transcurre durante 24 hs. en el Mercado 4 de Asunción, donde conviven comerciantes y criminales, que a veces son la misma persona. Pero, por sobre todas las cosas, un lugar de sobrevivientes. Como Víctor (Celso Franco), un joven carretillero que aspira a convertirse en estrella de la televisión. Para comprarse un celular con cámara de foto y video, acepta el misterioso encargo de un carnicero: transportar siete cajas de una mercadería no especificada. Pero cruzar las ocho calles que ocupa el mercado no será fácil, ya que lo perseguirá Nelson (Víctor Sosa), otro carretillero, aún más desesperado que el adolescente. Las cosas se complicarán aún más cuando Víctor descubra el contenido de las cajas y también padezca el acecho de otros personajes tan ambiciosos como siniestros.

Una película de gangsters, en la línea de las obras de Quentin Tarantino y de Guy Ritchie, con algo del cine de Danny Boyle, pero conservando una identidad propia. Hay criminales de poca monta, asesinatos, confusiones que terminan mal, dinero sucio, y también antihéroes que harán lo imposible por salir de ese infierno. Lejos de sumergirse en un tono oscuro y serio, incluye elementos tiernos y cómicos (humor negro, en especial). Sin embargo, cuando se pone violenta, va bien al fondo.

Los directores Tana Schembori y Juan Carlos Maneglia venían de filmar publicidades y series de televisión en Paraguay. 7 Cajas es su debut en el largometraje, y no pudo ser mejor: además de contar la historia como un thriller policial vibrante, cinematográfico al cien por ciento, con homenajes puestos en su medida justa, logran -sin caer en pretensiones- pintar un fresco del Mercado 4, un auténtico microcosmos en donde la gente se las arregla para mantenerse a pie día a día, aunque para eso muchas veces deba incurrir en la delincuencia.

El casting es otro de los puntos más altos. Ninguno de los actores tiene mucho nombre fuera de su país, pero su trabajo aquí ya les está permitiendo trascender fronteras. Los debutantes Celso Franco y Lali González (la amiga, y algo más, de Víctor), también aparecen en Lectura según Justino, ópera prima del ícono televisivo Arnaldo André. Por su talento y belleza, Lali González tiene una carrera con mucho futuro.

Con un también exitoso paso por festivales internacionales, incluyendo el de Mar del Plata, 7 Cajas ubicó a Paraguay en el mapa cinematográfico gracias a un irresistible combo de entretenimiento y retrato social; una película de género en un contexto poco común, como lo es un mercado, en donde las persecuciones no son automovilísticas sino mediante carretillas. Por otra parte, incrementó la producción de películas en tierras guaraníes y catapultó la carrera de sus responsables. Una serie de logros más que merecidos.

calificacion_4

[email protected]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

También te puede interesar...

Crimes of the Future

LEER MÁS →

The Offer

LEER MÁS →

Dog, un viaje salvaje (Dog)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

CATEGORÍAS

Seleccionar:

ÚLTIMAS ENTRADAS