A Sala Llena

Toda la verdad sobre la vida y muerte de Kurt Cobain

Smell like teen spirit

Una ex bailarina llamada Nadia vive con y de su amigo Dodo, también bailarín devenido taxy boy. Nadia conoce en una fiesta cuyo leitmotive es Nirvana a Karel. Pronto los tres comienzan a vivir juntos. La juventud, el grunge y el pop atraviesan el clima de época de la obra que transcurre en una Rumania post-comunista.

Por cierto, la alusión al país de origen es constante y sólo a partir de esta referencia surge como marca el Festival Internacional de Dramaturgia Europa + América (segunda edición). Si bien la historia de estos tres jóvenes transcurre en Bucarest, en la adaptación intervienen localismos porteños que se manifiestan de una manera un tanto ruidosa y vuelven un poco confuso o forzado el texto.

La coherencia interna se desvanece de a ratos pero la globalización hace lo suyo al poner el acento en la banda Nirvana como punto de anclaje. Sin embargo, si bien es el “gancho” de la obra y se puede advertir una pequeña burla interna en torno a ello, queda sólo en una mención sin desarrollo puesto que Toda la verdad sobre la vida y la muerte de Kurt Cobain cuenta otra cosa.

Post comunista, post punk, grunge, pop, argentina, rumana, la obra narra el contrapunto entre la esperanza y la desesperanza que huele a espíritu joven en un presente devastado, atado al incipiente ingreso al consumo. Ese olor a adolescencia es el que se percibe en un mundo que se derrumba y quiere ser reconstruido desde el  propio. Y entonces surge la idea que podría poner de pie a los personajes: hacer un show sobre Kurt Cobain.

Tampoco esto sucede en escena, entonces uno se queda con ganas de escucharlos cantar o de verlos bailar; y en ningún momento asoma el musical. Hay pequeños intentos sonoros o coreográficos pero que no llegan a articularse; sí desde la puesta hay una reminiscencia bolichera o más bien indie-pop.

El vestuario culmina por construir a los personajes y ciertamente es atinado, como también se destaca el uso del video como recurso a partir de visuales que ayudan a la narración.

Existe, además, una búsqueda de provocación; desde los tópicos que transita la obra (por ejemplo, la prostitución masculina) hasta la ruptura de “la cuarta pared”. Propone una experiencia diferente cuando los actores dialogan directamente con el público generando incomodidad en algunos, agrado en otros. Ahí está el sello del dramaturgo, Peca Stefan, cuyo afán es incluir a la audiencia en la historia, implicarlos en el relato a través de la participación. Pero desde lo argumental, el vínculo con algunos tabúes “hace agua” por la levedad con la que aparecen y su incursión obligada.

La Ciudad Cultural Konex es sin dudas un espacio más que apropiado para esta obra que busca un acercamiento con un público joven que quizás se queda con ganas de escuchar a Nirvana cuando llega a casa.

Teatro: Ciudad Cultural Konex – Sarmiento 3131.

Funciones: sábados 20 hs.

Entrada: $180.-

calificacion_3

 

Por Alelí Jait

Dramaturgia: Peca Stefan. Dirección: Sofía Wilhelmi Traducción: Cristiana Vișan. Vestuario: Ezequiel Galeano. Diseño de escenografía: Sofia Wilhelmi. Diseño de luces: Claudio Del Bianco. Edición de video: Sergio Sosa. Video: Sergio Sosa. Música original: Benjamín Biolay. Asistencia de iluminación: Facundo David. Asistencia de dirección: Ezequiel Galeano. Producción: Dontask, Martin Lavini, Emiliano Ramos. Supervision Artística: Ezequiel Galeano. Diseño de coreografía: Juan Branca. Elenco: Diego Benedetto, Guido Botto Fiora, Paloma Contreras.  Prensa: Marisol Cambre.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te puede interesar...

X

LEER MÁS →

Andor

LEER MÁS →

Argentina, 1985

LEER MÁS →