Tomás M. Luzzani

1- Medianoche en Paris: Woody Allen volvió, y lo hizo con nostalgia y optimismo. Nos brindó la que, posiblemente, sea la mejor película que hizo fuera de Nueva York. Una comedia inteligente, romántica y un poco cínica, pero sumamente fresca, que exuda cine los 24 cuadros de cada segundo de su metraje final.

2- Super 8: El film de J.J. Abrams apunta directamente al corazón del cinéfilo. Aventuras, pasión por el cine, aportando identidad propia a un subgénero que parecía haberse quedado en los ochenta.  Super 8 le será a esta generación de chicos, lo que películas como Los Goonies, o E.T. le fueron a la mía.

3- La Cueva de los Sueños Olvidados: Herzog nos deleita. No solo nos aportó, creo, el mejor documental del año, sino que además, la mejor película en 3D. Una cueva detenida en el tiempo  y un cineasta trabajando con la última tecnología para tratar de capturar el primer intento de comunicación a través del arte de la historia de la humanidad. Imperdible.

4- Foo Fighters: Back and Forth: Durante el año, varios recitales y rockumentales visitaron las salas de cine. Pero uno de ellos se alza por encima de los demás. La película de James Moll no solo narra la historia de la banda, sino, en el proceso, lo convierte a uno en fan. Entré a la sala conociendo solo sus Hits. Hoy tengo todos sus discos y una entrada para verlos en vivo.

5- Paul: Uno de los directores de comedia más promisorios del cine estadounidense se juntó con dos genios del humor inglés. Extraña combinación, pero con un resultado indiscutible. Aún no logro decidirme si son mejores los chistes originales, o los que hacen referencia directa a otras películas.

6- Temple de Acero: Lo admito, no me gustan los Coen, pero vaya que hicieron un buen western. He de ser breve, pero no puedo escatimar en halagos para todo el reparto y para Roger Deakins.

7- Enredados: Para mi sorpresa, la mejor película de animación del año, no vino de la mano del estudio de la lamparita, pero se nota su toque. Lo que importa es que Disney está volviendo a las raíces, y a lo que sabe hacer mejor.

8- Lazos de Sangre: Fría y cruda, como el ambiente en el que transcurre. La tensión crece a lo largo de la película como debe hacerlo su protagonista. Un thriller sólido y bien construido, tan fuerte como su trasfondo social y político.

9- Medianeras: Admito que esperaba esta película con ansías, ya que admiraba el mediometraje. Una sutil mezcla entre un cine intimista y autoral con uno comercial, casi publicitario, nos deja un film que sobrevive a las expectativas que había creado.

10- Blue Valentine: Derek Cianfrance nos entregó un drama romántico que se sostiene a partir de una propuesta narrativa y actoral por demás interesante, que trae reminiscencias tanto de la escuela de Strasberg como del cine de Cassavetes.

Menciones
– Juan de los muertos
– Attack the Block
– Los reestrenos de El Padrino y Volver al Futuro.
– Meek’s Cutoff

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Tár

LEER MÁS →

Lina de Lima

LEER MÁS →

Los espíritus de la isla (The Banshees of Inisherin)

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS