A Sala Llena

Un hombre de cine

EL HOMBRE, EL CINE Y LA VIDA

Más que merecido film-homenaje a Néstor Gaffet, productor y distribuidor cinematográfico de hace décadas, e ideal documental para que las nuevas generaciones conozcan a personaje semejante. Y más que acertado que este acercamiento en imágenes fuera responsabilidad de su hijo como cineasta, no solo por la descripción paso a paso de la actividad de aquel hombre de cine sino también por la forma en que se cuenta una historia que jamás omite a su respectivo contexto político y social. Y más aún si se alude a un país, aquel país de tiempo atrás, con cuantiosas interrupciones a través de golpes cívicos-militares y con la censura dispuesta a hacer lo suyo, uno de los tantos rivales con los que Gaffet tuvo que enfrentarse cara a cara y que en el documental tiene su marcado espacio de interés a propósito del problemático estreno de la gran Morir en Madrid, de Frédéric Rossif.

La descripción del personaje, desde sus primeras actividades y su entorno familiar, su rol de productor y distribuidor, sus amistades dentro del cine, la forma en que difundía sus películas, su presencia en festivales clase A y los materiales que se animó a estrenar en distintas épocas resulta minuciosa pero necesaria para construir a una especie de modelo extraño, de personalidad inexplicable en estos días. 

El documental agrupa información cuantiosa: el estreno local de Juventud divino tesoro, de Ingmar Bergman; las novedades que Gaffet trajo al país en relación a los movimientos cinematográficos de los años 50 y 60, los numerosos títulos que estrenó dirigidos por Carlos Saura (La prima Angélica, Peppermint Frappé, Stress) o del hoy olvidado Pedro Olea (El bosque del lobo, No es bueno que el hombre esté solo, La casa sin fronteras); la amistad con Leopoldo Torre Nilsson a quien le produciría más de un film (La mano en la trampa, Piel de verano, Fin de fiesta, Un guapo del 900); algún traspié económico como inversor cinematográfico (¿quién no lo tuvo en la historia de cine argentino?), en fin, en este ítem Un hombre de cine resulta un documental didáctico, atento a la información, puntilloso en sus mínimos detalles.

Por otra parte, el paralelismo político y social resulta más que valioso para comprender un estado de las cosas, de aquellas cosas que ocurrían por acá con la censura afilando las tijeras. Allí la película también entrega más de una novedad informativa.

En esta clase de trabajos siempre resulta seductora la acumulación de testimonios para describir al sujeto principal. En el caso de Un hombre de cine, se agradece el escaso número de cabezas parlantes, que expresan lo necesario (o, por lo menos, así quedó debido a la edición), con parlamentos justos y precisos que van configurando al centro operativo del relato, es decir, a una personalidad de hace décadas que vivió para el cine.

Un hombre de cine, de Hernán Gaffet, se exhibe durante todos los domingos de octubre a las 18 horas, en el Malba. Sería una tremenda pena que este documental cinéfilo, familiar y personal de su realizador pasara desapercibido y no fuera disfrutado y analizado por una buena cantidad de espectadores.

(Argentina, 2022)

Guión y dirección: Hernán Gaffet. Testimonios: Fernando Martín Peña. Adrián Muoyo, Alejandro Saderman, Fernando Ramírez Llorens, Edgardo Cozarinsky, Horacio Verbitsky. Producción: Sebastián Schindler, Fernando Molnar. Duración: 112 minutos.

https://www.youtube.com/watch?v=AaT76N20940

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS