A Sala Llena

Vago

alt

Dirección y Dramatugia: Yoska Lázaro. Voz en off: Alejandro Apo. Diseño de Luces: Paula Fraga. Asesoría de escenografía y vestuario: José Daniel Menossi. Fotografía: Boris Ponce. Diseño gráfico: Juan Pablo Rodríguez. Audio y musicalización: Fernando García Valle, Marcelo Medina.Producción Ejecutiva: Kike Gomez.Asistencia de dirección: Gonzalo Ramos, Vilma Cubillas. Asistencia de producción: Bárbara Castro Soler. Actúan: Grupo Teatro a Tres Velas: Fernando García Valle como El Nene, Romina Oslé como La Negra, Marcelo Saltal como Camacho, Julieta Timossi como La Mili, Nicolás Blandi como El Tute.  Prensa: Simkin-Franco.

El subsuelo de la patria doblegado

La representación del conurbano bonaerense se traduce en un no lugar, que sería fácilmente transportable a cualquier familia lumpen, desclasada, villera. A través de personajes estereotipados, la obra muestra “lo bajo” de las clases bajas y propone una identificación para el espectador de clase media.



El conflicto de clases se expresa en el pequeño monólogo inicial con el que cada uno de los personajes se presenta y se dirige hacia el público para interpelarlo sin caretas. Todos hablan desde la exclusión y encarnan la violencia que la pobreza genera. La Negra –quizás el personaje más crudo porque debe cargar con el resto- , El Nene –hermano de La Negra, tiene secuelas de un ACV producido por el consumo de cocaína-, La Milli –apodada La Cheta, viene de una familia acomodada pero se instaló en el barrio apañada por La Negra-, El Tute -amigo de la infancia de La Negra y mano de obra de Camacho- y Camacho -puntero del barrio-, son los sujetos vapuleados por las crisis económicas, los que viven de las sobras, de la tranza, de la changa.

En la forma que cada uno encuentra para sobrevivir es donde se asienta el vínculo. La falta de trabajo es el núcleo que dispara las acciones, pero lo que se pone en juego es el prejuicio, la ética, la moral y el sufrimiento.

Vago transcurre en una pieza en la que todo está a la vista, la escenografía recrea una casa de escasos recursos económicos, con manteles de plástico, colchones en el suelo y mucho olor a lavandina, ese que no se huele pero que La Negra no puede sacarse del cuerpo, porque fregar le llegó como herencia, como legado de su madre.

En la elección del vestuario también está la clave que vuelve a los personajes creíbles, la vestimenta es un acierto que nos familiariza con el barrio y con las actuaciones que transmiten la impotencia y la falta de esperanzas.

El público, entonces, asiente cuando se le ofrece estar en lugar del otro por un rato, mientras dure la función; y ser parte de una realidad social que conoce de lejos pero imagina. El retrato construido explorará las consecuencias de las políticas neoliberales de los años noventa en los sectores más humildes y le disputará al significante Vago su sentido, al querer mostrar una cara de aquellos que nada tienen.

Teatro: Teatro del Abasto – Humahuaca 3549

Funciones: Sábados 21:00 hs.

Entradas: $ 75.

alt

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

Aftersun

LEER MÁS →

Hasta los huesos (Bones and All)

LEER MÁS →

Pig

LEER MÁS →

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS