A Sala Llena

X

EL RIESGO

X es la octava película de Ti West, un director que se desenvuelve en los márgenes del mainstream, del cual solo toca los bordes, si pensamos en A24 hoy como una productora-distribuidora de films de presupuesto medio, como existían tantas hace un par de décadas. Entre sus intereses se encuentra principalmente el terror, pero desde una mirada actualizadora de recurrencias, modos y estéticas. Ya en The House of the Devil había demostrado una precisión quirúrgica para representar visualmente lo que podía ser una historia de terror de los 80; casi que se la podía interpretar como la “recuperación” de un largometraje extraviado perteneciente a esa década. La gran diferencia con otros productos que descansan en la nostalgia está en la sustancia de sus obras. Mientras ciertas series ametrallan con citas y referencias que solo contornean tramas intrascendentes, en las películas de West hay un riesgo asumido y -muchas veces- con resultados luminosos. 

En X el mundo del que se vale es el de La masacre de Texas, una de las películas icónicas del terror post Vietnam. Varios fueron los intentos por reproducir, copiar y hasta extender el universo del film de Tobe Hopper. Incluso este año apareció una secuela (las etiquetas para los tipos de continuaciones son aburridas hasta de mencionar), que seguía los hechos de la primera película y eliminaba las continuaciones, al mejor estilo de la nueva Halloween o Terminator: Destino oscuro. De ahí el riesgo para West, cuando recrea un pueblo perdido de una Texas polvorienta y dejada a la intemperie de una Estados Unidos en ruinas durante la década del 70. Aquí hay un pequeño equipo de filmación que pretende hacer una película pornográfica. Por tal motivo, alquila una casa a un matrimonio anciano que desconoce los propósitos de estos jóvenes.

En el combo hay gore, sexo, violencia extrema y un clima opresivo que parece ilustrar un mundo desencantado, sin posibilidad de redención. Para el momento del estallido, la construcción del verosímil ya tiene su firmeza dentro de la narración. Es así que el surrealismo y la magia del terror hacen su entrada triunfal para complementar ese destino marcado por la maldición que llevan los personajes, casi como un mapa imposible de evitar dentro del género. La presencia de Mia Goth es vital, quien -también- será la protagonista de la inminente Pearl (precuela de esta película). Su carisma y figura tienen ese porte propio de las grandes heroínas y mujeres fuertes de los mejores slashers, y que representan una parte crucial para que la historia avance. 

Ti West propone una nueva instancia para su filmografía basada en el riesgo, el cual parece haberle tomado cierto gusto y placer por bordear los territorios de la nostalgia rancia, en especial la que es contada con historias por parte de realizadores que ni vivieron esos tiempos en los que emplazan sus obras. Pocas cosas más tristes que la nostalgia por un tiempo no vivido. En el caso del director de The Sacrament, las épocas y sus contextos cinematográficos son lienzos para pensar nuevas formas y contenidos. 

(Estados Unidos, 2022)

Guion, dirección: Ti West. Elenco: Mia Goth, Jenna Ortega, Brittany Snow, Martin Henderson, Owen Campbell, Kid Cudi. Producción: Ti West, Kevin Turen. Dirección de fotografía: Eliot Rockett. Duración: 105 minutos. 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar...

BUSCADOR

Generic selectors
Solo coincidencias exactas
Búsqueda por título
Búsqueda en contenido
Post Type Selectors

ÚLTIMAS ENTRADAS